Letras como agüita de mayo

  • El próximo sábado se conocerá el ganador de la séptima edición del certamen que se ha desarrollado durante todos los fines de semana del presente mes

Como agüita de mayo llegaron un año más. Con un puñado de letras en las fundas de las guitarras, con las voces claras y las cuerdas prestas. Como agüita de mayo el Pay Pay se puso a media luz. Y cantaron. De manera fresca, desnuda, limpia. Como agüita de mayo. Qué bello mes el del Concurso de Cantautores del café teatro gaditano. Mayo. De libertad, de lucha y de nuevas ideas. Llegaron armados. Hasta los dientes de talento y melodías. Este fin de semana se acercan a la eclosión final. Morirá mayo discreto mientras que en el local del Pópulo se felicitará con canciones al ganador del séptimo certamen de la música de autor.

Cada viernes y cada sábado de este mes treinta y seis cantautores han desfilado por las tablas del mítico rincón de la calle Silencio -"qué contradicción o qué buen consejo en un concurso de cantautores, silencio", como apreció, agudo, en alguna el presentador de la cita, José Ángel González-.

Cuatro, tres o cinco intérpretes por día, según las circunstancias de los participantes, dejaron su obra, y parte de su alma, en las actuaciones seguidas por un numeroso público tanto de la provincia de Cádiz como allende de sus fronteras.

Igual que los cantautores. Así, el concurso se torna, cada año, de un matiz más ambicioso e internacional, tanto es así que en esta séptima edición, la organización decidió realizar un proceso de selección debido a la ingente cantidad de inscripciones recibidas.

En esta ocasión, participan dos concursantes argentinos, un brasileño, además de once procedentes de la provincia de Cádiz, seis de Sevilla, cinco de Madrid, dos de Barcelona, dos de Las Palmas de Gran Canaria y otros tantos artistas que han llegado de Lérida, A Coruña, Sabadell, Jaén, Málaga, Murcia, Granada y Zaragoza.

Los estilos diferentes, temáticas variadas e influencias distintas de estos solistas (y dúos, en algunos casos) han posibilitado hermosas noches mágicas donde los aplausos han rivalizado con el tremendo silencio de respeto que invadía el café teatro durante los recitales.

Respeto y buen rollo. "¡Bienvenidos al Pay Pay!", grita José Ángel con su voz de cueva cada noche. Entonces comienza el espectáculo. Pero antes, minutos antes, los participantes charlan, se animan unos a otros, se conocen, incluso comparten recursos si surge algún tipo de imprevisto.

Y entre el tumulto, la oscuridad y el humo, Paloma García se mueve discreta. La impulsora del certamen y una de las regentes del Pay Pay apenas hace ruido, casi se vuelve invisible, cuando atiende a los concursantes en la actuación, cuando se desplaza leve y grácil para acercar un atril, una púa, un cable, un micro... Mientras, Mariló Maye, desde la cabina de sonido, pone el oído, ajusta imperfecciones, suaviza o eleva las voces, las guitarras... Y todo se convierte en fácil, en único, en mágico.

Poquitas noches de puño y letra quedan. Este viernes, la granaína Elena Bugedo -tercer premio del pasado año-, el brasileño Gustavo Almeida, el gallego Andrés Suárez y el canario Luis Quintana pondrán punto y final a la fase preliminar.

El músico Pepe Velázquez y las periodistas Almudena de la Montaña y Tamara García procederán entonces a comunicar los nombres de los intérpretes que pasarán a la gran final, que se celebrará el sábado. De ahí saldrán los tres premios (dotados con 600, 450 y 300 euros) más un accésit de 180 euros y 150 euros para el gaditano mejor clasificado. Además, los cuatro finalistas participarán en la programación del Festival de Música Española que organiza en noviembre la Consejería de Cultura de la Junta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios