Entre Landa y Landis

Comedia-terror, España, 2012, 96 min. Dirección y guion: Juan Martínez Moreno. Intérpretes: Gorka Otxoa, Carlos Areces, Secun de la Rosa, Manuel Manquiña, Luis Zahera, Mabel Rivera, Cote Soler. Fotografía: Carlos Ferro. Música: Sergio Moure. Cines: Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Yelmo.

Entre Landa y Landis, o lo que es lo mismo, si me permiten la imagen, cómo conciliar, ahora que han vuelto los ochenta como arcadia de cierta felicidad cinéfila, el costumbrismo español con los modelos más veteranos del cine de género (licántropo).

En su tercer largometraje, Juan Martínez Moreno (Dos tipos duros, Un buen hombre) se lleva a su tierra gallega al clásico (sic) escritor en crisis (Gorka Otxoa) que quiere empaparse del terruño para escribir su nueva novela. Lo que no sabe es que allí le espera una vieja maldición familiar en la que habrá de ser pasto sacrificial para terminar de una vez por todas con un hombre-lobo que aterroriza la aldea.

Lobos de Arga se aferra así a su guión de manual para intentar conciliar el terror y la comedia con cierto regusto artesanal a serie B y confiando tal vez en exceso en la pegada de sus chistes y réplicas, a los que unos siempre entusiastas Otxoa, Areces y, sobre todo, Secun de la Rosa, rostros habituales de la nueva comedia made in Spain, no consiguen elevar por encima de sus cortos vuelos de salida.

Mucho pasadizo de cartón piedra, mucha escena de colegas a la greña, mucho látex flexible y hemoglobina falsa de toda la vida entre los que apenas nos quedamos con algún que otro fogonazo de surreal casticismo galaico (sobre todo en el personaje del guardia civil que interpreta Luis Zahera) para acabar rematando la faena con poco aire festivo, anestésica corrección formal y escaso sentido del ritmo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios