Julio Aparicio recibe un cornalón en Las Ventas, con ganado deslucido

  • Una mansa corrida de Puerto de San Lorenzo, seria y astifina, dio al traste con el festejo

Julio Aparicio sufrió, al entrar a matar a su primero, una cornada de 25 centímetros en el muslo izquierdo, grave, ayer en Madrid.

Aparicio fue intervenido bajo anestesia general en la enfermería de la plaza de "cornada en cara interna del tercio superior del muslo izquierdo con trayectoria ascendente, de 25 centímetros, que causa destrozos en el músculo cuádriceps y contusiona el paquete vasculo-nervioso con espasmo arterial, y alcanza la cara externa a nivel de cadera izquierda" según el parte médico del doctor García Padrós, quien señaló que el torero sería trasladado a la clínica de La Fraternidad.

Con tres cuartos de plaza se han lidiado toros de Puerto de San Lorenzo, bien presentados, serios y astifinos, mansos y de poca raza. Julio Aparicio, ovación; Morante de la Puebla, silencio y aviso, silencio en el que mató por Aparicio y pitos; Miguel Ángel Perera, ovación tras dos avisos y palmas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios