CINE

Juguetes hechos soldados

  • Se estrena 'G.I. Joe', donde los responsables de 'Transformers' insisten en adaptar exitosos muñecos al cine con Dennis Quaid y Sienna Miller al frente del reparto

El estreno este primer viernes de agosto de G.I. Joe puede verse como un ejemplo del síndrome Transformers y de cómo ahora los juguetes clásicos, lo que se regalaban de toda la vida a los niños en los Reyes previos a la revolución tecnológica, pueden ser pasto de guionistas. Parece que agotado o demasiado explotado el mercado de los videojuegos, que tampoco es que hayan dado muchas alegrías al cine, la mirada de los codiciosos productores se vuelve hacía las infancias del pasado.

Pero G.I. Joe es una operación de más calado de lo que parece, pues la referencia a los Transformers, cuya segunda y triste segunda parte no ha tenido el tirón de la primera, no es gratuita. Los muñecos de G.I. Joe, comercializados en España como Geypermans, para gozo de una generación de niños que dudaban entre ellos y sus rivales, los más castizos madelmans, son de la misma casa que saca en Estados Unidos los robots transformistas. El productor ejecutivo del film es el mismo que el de las aventuras de Shia LaBoeuf, con lo que puede que ahora todo el patrimonio de muñecos convencionales tenga su oportunidad cinematográfica.

El camino de estos personajes ha sido algo tortuoso. Nacieron como cómic en 1942 de la mano de David Breger, para animar a los soldaditos estadounidenses que luchaban en la Segunda Guerra Mundial. En 1964 Hasbro creó a los G.I. Joe, unos muñecos de unos 30 centímetros de alto con realismo en los detalles y accesorios y ropas que se podían cambiar. En los 80 y 90 protagonizaron dos series animadas, de diversa fortuna. Ahora pasan al cine en formato de acción real.

La película se basa en los últimos tiempos del juguete, cuando Hasbro renunció a su individualismo y formó equipos de soldados de élite entre ellos, cada uno con su especialidad. Una oportunidad de oro para los guionistas de hoy en día, pues esta estructura era muy parecida a tantos filmes de hoy en día. El especialista en acción con estilo Stephen Sommers se ha puesto detrás de las cámaras y el reparto es heterogéneo. Así, el veterano Dennis Quaid se adjudicó el papel del general Hawk, el líder de este grupo de soldados de élite,. Channing Tatum, que saltó hace unos meses a la fama con Fighting; puños de asfalto, el más heroico de la pandilla. Como en todo grupo de acción que se precie debe haber un chistoso, Marlon Wayans, el temible hermano del no menos temible Damon, se encarga de poner la nota de humor. El reparto se completa con nombres como los de Arnold Vosloo o Rachel Nichols. Lo curioso es que los papeles de villano se han dado a actores británicos, como Chistopher Eccleston y Sienna Miller.

La historia por seguir la norma se ha rodado en varios países del mundo y enfrenta al grupo de combatientes de élite de los G.I. Joe con un megalómano traficante de armas que tiene una poderosa fuente de energía con la que puede destruir el planeta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios