José Manuel Berciano reflexiona sobre su retorno a los ruedos

  • El matador portuense será profesor en la nueva escuela taurina de la Plaza Real

El Puerto no se puede permitir que sus toreros se vayan casi en blanco. Ese es el caso de Berciano, un torero que se fue si apenas poder disfrutar de oportunidades.

"Tomé la alternativa y al poco tiempo me lastimé la rodilla. Me quedé parado y las cosas estaban muy complicadas con lo de pedirte dinero para torear y uno está para ganarlo, no para ponerlo. La anterior empresa de El Puerto no me dio un trato bueno y eso colmó el vaso".

Decidió apartarse porque había perdido la ilusión, pero reflexiona sobre volver a los toros. El año pasado, para probarse, toreó un festival muy fuerte, sin picar, en Cáceres y resolvió la papeleta: "no quiero volver para torear una corrida y quedarme parado. Ahora tengo otras expectativas como la escuela de tauromaquia de El Puerto, dar clases en el equipo que dirige el maestro Galloso me hace mucha ilusión y me quiero volcar con la escuela. A no ser que el día del festival que voy a torear en Algeciras el 14 de febrero forme un lío tan gordo que me caliente y vuelva. Pero con cabeza".

Cuenta el matador que los novillos del festival de Algeciras son fuertes, con más de quinientos quilos. Pero está muy preparado: "siempre he estado yendo al campo, encerrado en la finca de Flores Albarrán, en Andújar que ha sido como mi casa, haciendo tentaderos y con toros a puerta cerrada. El campo me ha mantenido vivo y en forma, y profesionalmente siempre he estado a la altura".

Y además entrena con Galloso: "es un privilegio y una oportunidad la de entrenar con él que le agradezco. Se aprende mucho a su lado y aquí hay que aprender todos los días. Ahora corrijo defectos que ni me imaginaba que tenía y lo veo más claro".

Si Berciano vuelve la afición de El Puerto va a encontrar otro torero, más maduro y depurado a juzgar lo que hemos visto en el campo: "creo que cuando toreé por última vez en El Puerto ya di un toque de atención. Para muchos fue una sorpresa, hasta el empresario me dijo que yo con el toro había cambiado tela. Estaba muy preparado, me fui y quedó todo en blanco. El tiempo me ha dado madurez y ahora disfruto mucho con las becerras en el campo y me encanta que tengan dificultades".

Hasta el día 14: "le puedo dar mucho a la afición de El Puerto sé que hay mucha gente que va a ir a verme, partidarios y detractores, pero eso es bueno, que no me olviden".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios