Israel, una voz joven y casi desconocida

  • 'Naranjas sobre la nieve' es el título de este sorprendente disco de debut del cantaor

Un joven artista apenas conocido es merecedor de una gran apuesta discográfica. El cantaor, aún adolescente, Israel (Fernández, de apellido) firma un disco de debut -Naranjas sobre la nieve (Karonte)- que llama la atención por la excelencia de su producción. De esa excelencia es responsable su productor musical, el acreditado pianista Pedro Ojesto, que borda los arreglos de cada tema. Pero no sólo, también hay que citar al productor ejecutivo, Juan José Montoya Fernández, primo del artista, quien no parece haber escatimado en poner a disposición del joven cantaor, además de al citado Ojesto, a una envidiable nómina de acompañantes entre los que destaca el guitarrista David Cerraduela. Igualmente, las composiciones vienen firmadas en su mayoría por Juan Antonio Salazar -que ha compuesto, entre otros artistas, para el mismo Camarón- o Luis Pastor.

El resultado es un disco que suena bien de principio a fin a pesar de que el tratamiento de los temas sea de corte ligero, cercano al flamenquito y con predominio de estilos de compás como bulerías, tangos y rumbas. Pero también, el joven Israel se atreve por mineras y taranta y forma una digna soleá. Se trata, sin duda, de la expresión de una joven generación que ya no es sólo deudora de Camarón (que lo es), sino incluso de Niña Pastori, por su alegría y jovialidad y, por supuesto, de todos los hallazgos en los terrenos de la fusión de gente como Ketama y compañía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios