Un pasaje a La India a través de las palabras de los fundadores de Altaïr

  • Albert Padrol y Pep Bernadas ofrecieron una conferencia en el Colegio de Arquitectos

Dos voces itinerantes, conocidas y conocedoras del mundo que les rodea. Viajeros con ansias de nuevas sensaciones que luego expresan a través de recomendaciones literarias.

Estas voces, las de Albert Padrol y Pep Bernadas, fundadores de la revista y librería Altaïr, fueron las encargadas en la tarde de ayer de realizar un pequeño recorrido "íntimo y personal" por el exuberante estado indio.

En la tarde de ayer, y tras la conferencia del arquitecto y catedrático de la Universidad hispalense, Juan Luis Trillo de Leyva, la sede colegial acogió la charla Acercarse a la India, dos visiones. Antes y después del viaje, una historia narrada por los fundadores de Altaïr desde su propia experiencia.

"Por nuestra profesión, estamos cerca del viaje, y del viaje a La India en este caso, pero desde una óptica personal del viajero, a nivel de sensaciones, ya que los aspectos más técnicos han sido descritos en este ciclo por profesionales especializados", comentaba Albert Padrol.

A través de un recorrido repleto de anécdotas interesantes a la par de sugerentes, los libreros mantuvieron un diálogo a dos voces. Una conferencia personalizada en la que no faltaron detalles.

"He viajado a La India unas siete u ocho veces a lo largo de mi vida, y se nota muchísimo el cambio del país y el personal, la evolución. No es lo mismo hablar de los viajes que podríamos denominar iniciales, los primeros en los que viajas al país con mucha ignorancia y con una idea mitificada; que los últimos, ya que ha cambiado la forma con la que se trata al mundo en sí, una mirada diferente", argumentaba Albert Padrol. Cultura, costumbres, vivencias y emociones marcaron la conferencia otorgada por los libreros, que, entre halagos y poesía, encandilaron al auditorio transportándolo en un viaje imaginario hacia el territorio, para muchos desconocido, de La India.

Aunque la puesta en marcha de Altaïr fue "una acción casual", según comentaba Albert Padrol, sus fundadores se sienten orgullosos de haber arriesgado y declinarse por un negocio que, en aquellos tiempos de los años setenta, parecía arriesgado e innovador.

Ahora, en pleno siglo XXI, Altaïr es una librería, una revista, un sello editorial, y lo más importante, un referente en la literatura de viajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios