Juan López 'Jan'. Historietista

"Incluso la fantasía más delirante la apoyo en la realidad social"

  • El veterano dibujante y guionista, padre de Superlópez, crea el cartel de una feria dedicada a uno de sus géneros "preferidos", la novela histórica

El maestro Juan López Fernández (León, 1939), alias Jan, ha afilado sus lápices para la XXIX Feria del Libro de Cádiz. El padre de Superlópez, quien planea sobre una taza de plata de la que surgen, cual superlativa lámpara maravillosa, no uno sino muchos genios, pero de la literatura universal, realiza el cartel del encuentro que comienza hoy y se desarrolla hasta el próximo 18 de mayo. El historietista nos regala también otra cosa muy valiosa, su tiempo para contestar a estas preguntas.

-El que la Feria del Libro de este año esté dedicada a la novela histórica, ¿ha sido un reto o una satisfacción a la hora de enfrentar la creación del cartel?

-Más una satisfacción que un reto, en literatura es una de mis temáticas preferidas. Y en realidad un profesional debe estar preparado para cualquier clase de temas, no me ha supuesto ningún esfuerzo adicional especial.

-Se ha permitido incluir por ahí a Superlópez en pleno vuelo, ¿lo considera más que un personaje?, ¿es también su firma?, ¿es su voz?

-Puede decirse que es mi voz, yo soy todos mis personajes y hablo y actúo a través de ellos. Es teatro dibujado. En realidad, al principio, no lo había incluido en el cartel, pero los de la organización de la Feria me lo pidieron y con razones más que suficientes. Estuve encantado de hacerlo.

-Sin embargo, he leído que su héroe no es Superlópez sino Indiana Jones. Si eso es cierto, habrá sido para usted una gran satisfacción hacer el cómic de Tadeo Jones para el equipo de Enrique Gato. ¿Cómo surgió esa relación?

-Hombre, mi héroe no es un personaje de cómic, precisamente, pero es verdad que me agradó mucho colaborar con los creadores deTadeo Jones, esos sí que son unos héroes para mí... El productor, Nico Matji, propuso a Ediciones B el primer proyecto fallido de película Superlópez hace una pila de años y de eso nos conocíamos. Enrique Gato me intereso a raíz de su corto Superlópez que hizo en plan amateur, no recuerdo bien si yo les puse en contacto... De cualquier manera, esos dos héroes empujaron a la animación española a dar un gran paso adelante.

-'El ladrón del tiempo', con la recuperación de la memoria histórica de fondo, 'El gran desahuciador', donde se cierra la oficina de Juan... ¿La realidad sigue siendo una gran fuente de inspiración para usted?

-Siempre lo ha sido, no existe otra fuente para mí. Incluso la fantasía más delirante la apoyo en la realidad social que nos rodea porque no puede ser de otra manera. ¿Qué utilidad tendría si no...? Yo creo que de la nada ni Dios puede sacar nada.

-¿Los retos para Superlópez han sido más duros en los 70 o en este siglo XXI donde ya peina canas?

-No especialmente... Había diferencias porque las generaciones cambian y te adaptas a los tiempos: los 70, los 80, los 2000... Son generaciones diferentes y realidades diferentes también, el problema es que los de los 70 viven con las nostalgias de su época, y así sucesivamente... Pero prefiero intentar crear nuevos lectores en cada generación y no anclarme en el pasado.

-¿Las historias están por encima de los personajes o los personajes deben mandar sobre las historias?

-Para mí, personalmente, los personajes son solamente un medio para contar unas historias, y los has de cuidar porque es lo que el lector quiere comprar... Si no hubiera hecho un súper con capa, calzoncillos por fuera y que volase, tal vez, no habría interesado a nadie como autor.

-¿Cuál es su método de trabajo hoy día?

-Nada especial: En cuanto tengo una idea busco documentación por Internet, en bibliotecas, librerías, saliendo a la calle, viajando con una cámara... Luego escribo el guión con todos los diálogos. A partir de ahí tengo tres meses para dibujar todo un álbum y lo coloreo con el ordenador... Total cuatro meses de faena dedicada.

-En esta feria tendremos la oportunidad de ver el corto dedicado a Superlópez. Háblenos de él y, aunque seguro que ya está harto de contestar a esta pregunta, ¿habrá peli?

-Sí que la habrá.. . Y, debido a que hubo un constante tira y afloja durante muchos años con esto, claro que estoy harto del asunto hasta el punto de poner como condición a la firma del contrato que no se me molestará con el tema para nada. Y cumplen escrupulosamente: sé que se trabaja pero no sé quién ni como va la cosa. Les deseo suerte. En cuanto al corto, fue una sorpresa porque tengo un pasado profesional en los dibujos animados y me hubiera gustado hacerlo yo. Recoge perfectamente la personalidad de Superlópez y sus expresiones más típicas, está muy bien hecho y actualmente Gato se ha superado muchísimo con su Tadeo Jones.

-Por fin salen los dos primeros álbumes de la reedición de Pulgarcito. Creo que ha sido un trabajo complicado de restauración, ¿no? Me refiero a buscar todos los ejemplares y al color (¿la tuvieron que recolorear?) Explíquenos un poco cómo ha sido este proceso.

-Eso lo llevó a cabo Jordi Coll, editor de la revista Amaniaco y se lleva todo el mérito. Le proporcioné todo el material impreso que tenía y unos muy pocos originales que logré recuperar, y durante meses se dedicó a escanear y a sacar el horrible color que había aplicado un grabador, obteniendo un original restaurado de cada página en blanco y negro. A partir de éstos aplicó de nuevo el color más apropiado. Yo solamente tuve que hacerle algunas sugerencias. Le estoy muy agradecido por el resultado ya que es una obra fundamental para mí y la consideraba perdida.

-Lleva más de 40 años dedicándose al mundo del cómic pero, ¿sigue siendo la animación su espinita clavada? Ha realizado algunos trabajos en este campo, ¿cuál le enorgullece más?

-Nada de espinita, la animación era mi vocación primera, pero llegué a un nivel que ya no podía seguir debido a ser sordo total, lo que me dificultaba dirigir equipos humanos. Es un fracaso reconocido y no me quita el sueño. Hice algunos cortos en Cuba pero los medios técnicos eran pobres, supongo que deje algo positivo en el aspecto de la enseñanza, nada más.

-¿Existe en España una industria del cómic con futuro?

-Lo que existe es una tradición de cómic de calidad con historia. España exporta dibujantes muy buenos que triunfan en EE.UU., Francia, Italia, etc... Aquí, la verdad, no hay suficiente lectores con intereses de calidad porque antiguamente las editoriales se volcaban más en el "pan para hoy que es hambre para mañana". Con este panorama una industria del cómic es incierta.

-Si antes que dibujar hay que imaginar y para imaginar hay que leer... ¿cuáles son los libros que más le han influenciado? Y, también, ¿podría recomendar un libro a los gaditanos que vayan a la feria este año?

-En general mis influencias están en el surrealismo literario, creo que sobre todo Lewis Carroll... También Kipling, Boris Vian, Jonathan Swift, Andersen, etc... Hoy día recomendaría Victus de Albert Sánchez Piñol por su relación con el actual problema catalán, y en todo caso las novelas de Santiago Posteguillo son interesantísimas.

-Le cito: "El álbum de cómic impreso pasará a ser objeto caro y debiera fomentarse el cómic por Internet, como por ejemplo las descargas de pago, el progreso no lo detiene ni Dios". Si esto ocurriera, ¿no echaría de menos el papel?

-El papel no se perderá en absoluto, solamente he dicho que será caro. Lejos quedan aquellos tebeos de pocas pesetas TBO o Pulgarcito... Ahora mismo se venden más libros que tebeos y siempre costó más caro un libro que un tebeo. Pero lo fundamental es crear buenos lectores de cómics de calidad que son muy escasos aquí. En Francia todavía se pueden hacer tiradas de álbumes de cómic de hasta 100.000 ejemplares y son muy buenos. Aquí si consigo una tirada de 3000 ejemplares es un triunfo.

-En 2012 renunció a la Medalla de Oro a las Bellas Artes y aunque dijo que tomaba esa resolución por ética personal, ¿costó tomar la decisión?

-¿Costarme...? Nada en absoluto, fue una decisión instantánea y sin pensarla dos veces. Tanto que todavía no me había llegado el telegrama oficial y por eso lance la nota de prensa. El telegrama del Ministerio estaba en correos y no sabían como entregármelo porque vivía en zona rural apartada y solo me llegó al pasar por la oficina de correos por casualidad y entonces pude contestar al ministro que mi decisión estaba contenida en la nota de prensa. Es toro pasado y no me preocupa en lo más mínimo, hice lo correcto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios