Hombres de agua, hombres de tierra

Comentarios 1

Existen antiguas oraciones que desean una buena muerte pero nuestra sociedad actual ha desterrado por completo a la sin lengua, olvidando que forma parte de la vida. En otras culturas -como refleja el primer mediometraje, centrado en la ciudad hindú de Varanasi- es una experiencia más y hasta puede ser esperanza o liberación. Este trabajo destaca por su notable fotografía, así como su ajustado didactismo que desgrana desde varios puntos de vista un modo dispar de enfrentarse con lo trascendente. Los Hombres de corcho, en cambio, nos trasladan de nuevo a la vida material en su descripción de la extracción de este material en los territorios tanto andaluces como marroquíes. Se observan modos comunes de procedimiento pero el ansia explotadora de nuestro lado contrasta con la labor pausada del otro que resulta más acorde con los ritmos naturales. Se pierde además, la oportunidad de dar a conocer más sobre este tipo de recurso económico y ecológico, pues no todas las corchas son iguales ni su finalidad última es la misma. Así, mucha parte del metraje no aporta más de lo que ya se ha contado, quedando, nunca mejor dicho, cierta sensación de acorchamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios