García-Pelayo vuelve al cine tras 30 años con Cádiz en el objetivo

  • El cineasta, y cabeza de la famosa familia de jugadores, comienza a rodar 'Las alegrías de Cádiz'

"Dejé el cine porque mis películas tenían poca aceptación. Pero el año pasado ocurrió un fenómeno extraño, unos jóvenes críticos redescubrieron las cintas, hubo bastante aceptación, las movieron mucho, y luego llegó el homenaje en el Festival de Cine de Sevilla. A mí nunca me dejó de gustar el cine, ahora que parece que yo le gusto me he planteado volver".

Con simpleza y honestidad, Gonzalo García-Pelayo explica la jugada maestra que le tenía reservada el destino. Una jugada que no estaba en los cálculos del patriarca de la familia, Los Pelayos, que hizo saltar las alarmas, y las bancas, de los casinos más importantes del mundo. La ruleta, puede que sea la del azar, puede que sea la de la justicia, rueda y rueda. Y, a veces, se para en seco para sorprenderte con tu premio.

Gonzalo García-Pelayo vuelve al cine tras treinta años -su última película fue Rocío y José- con Cádiz en el objetivo. Y es que Las alegrías de Cádiz, así se titula, es "una película experimental" que se estrenará el próximo noviembre en el Festival de Viena. De hecho, el incansable creativo (locutor de radio, productor musical del sello Gong que editaba a grupos como Triana), espera comenzar a rodar en Cádiz "de inmediato".

"Aunque la película se llame Las alegrías de Cádiz, para mis adentros yo la llamo Vivir en Cádiz porque es una especie, no sé si de secuela, o de paralelismo, con Vivir en Sevilla (1978)", confiesa el madrileño de ascendencia andaluza. Esta cinta de su corta pero interesante filmografía (Manuela (1976), Frente al mar (1978), Corridas de alegría (1982), Rocío y José (1983) más Vivir en Sevilla), muestra, a medio camino entre el documental y la ficción, una cara diferente de la capital andaluza.

Las alegrías de Cádiz navegará entre el testimonio documental y un argumento de ficción con la misma audacia narrativa que la película madre de hace 35 años. La trama amorosa también es "parecida a la de Vivir en Sevilla aunque aquí importa más la relación con la mujer en general que con una mujer concreta", apunta.

La "estrecha relación" que mantiene García-Pelayo con Cádiz a través del Carnaval es otra de las simientes del filme. "Yo tengo una especie de currículum de fiestas populares andaluzas. Llevo 12 años saliendo en Semana Santa en Sevilla, 12 años yendo al Rocío y 26 años viniendo al Carnaval de Cádiz, me he autoconseguido ya el Antifaz de Oro", ríe el creador que ya estuvo grabando "el pasado Domingo de Piñata". "'Los Cabrones' nos cantaron el piropo a la gaditana de 'Taberneros del Puerto', también tenemos a la chirigota de Vera Luque y a Los Guatifó", detalla el director que también quiere contar con Selu, Love, El Gómez y la cantaora Mariana Cornejo, "que interpretará unas alegrías".

Además de esta película, que se rodará íntegramente en Cádiz y que contará con los actores Geli Iglesias (hijo de Miguel Ángel Iglesias, actor de Vivir en Sevilla), Óscar García-Pelayo y el cantante Fernando Arduán, a la vez, se trabajará en dos proyectos más, un making off de la cinta y una variación de la película realizada por los críticos Álvaro Arroba, Gonzalo de Lucas y Fernando Ganzo.

García-Pelayo también está "muy contento" porque, posiblemente, la próxima edición del festival gaditano Alcances cuente con un ciclo sobre su filmografía. "Por esas fechas también esperamos tener Las alegrías de Cádiz lista", anhela.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios