Fusión del arte de Cádiz y Gijón

  • 'Encuentro' es el título de esta muestra colectiva puesta en marcha por las asociaciones El hervidero de ambas localidades · Sus propuestas discurren 'Entre lo natural y lo urbano' y por 'Territorios en ebullición'

El arte de Cádiz y Gijón se encuentra, conecta e intercambia experiencias. Lo hace en el Baluarte de la Candelaria, donde ayer se inauguró una muestra conjunta, de la mano de los colectivos El hervidero de sendas localidades.

En Cádiz, esta plataforma de apoyo a la creación puesta en marcha por el Ayuntamiento de Cádiz, presenta la obra del colectivo Artenoventa: Entre lo natural y lo urbano. Y desde Gijón, bajo la mirada artista de la entidad privada que lleva el mismo nombre, llega Territorios en ebullición. Dos propuestas distintas, pero con algún toque en común que divaga entre los límites de la subjetividad. Ya sea, a modo de territorios o experiencias vitales en ebullición -las que plantea Gijón- o en aquellas fronteras desdibujadas entre lo natural y urbano, que proponen los gaditanos.

Una muestra ubicada en las Casamatas del Baluarte bajo el título Encuentro Gijón-Cádiz, integrada en su mayoría por instalaciones realizadas in situ. Posteriormente, cambiará de escenario para ser expuestas en tierras asturianas, a partir del 8 de octubre.

Este recorrido por las Casamatas comienza por las instalaciones de Gijón. Siete artistas dan vida a siete piezas, "en un recorrido por los tiempos vitales de cada uno", asevera Alicia Jiménez en nombre del colectivo asturiano.

José Luis Macías, Fernando Gutiérrez, el colectivo Bonus Extra, Eduardo Guerra, Fiumfoto, Bailarinas parabólicas + Tape, Kiko Miyares y la propia Alicia Jiménez son los autores de esta parte de la exposición que comienza con la Cartografía de lo inesperado. José Luis Macías se ha servido de objetos hallados en el viaje Gijón-Cádiz, como integración de la improvisación en la pieza final.

Bárbara es el título de la obra que le sigue, en la que Gutiérrez hace referencia a la infancia, a través de elementos híbridos.

Por su parte, Bonus Extra permite al espectador formar parte del cuadro, mientras que Guerra propone la conexión sonora entre el mar de Cádiz con el de su tierra, para hablar del presente, de la hora y del sitio específico. Fiumfoto, por su parte, se sirve de lo natural para volver a la realidad con Entre los pies y la tierra hay un abismo.

Bailarinas parabólicas introducen otro formato, como bien mostró la performance de la apertura. Varios vídeos y fotos hablan de sus Dolores automáticos. Y de aquí al concepto inconcluso con objetos absurdos con el que Millares presenta Medias tintas, en referencia a las cosas que se quedan por hacer, frente a Lo que no está escrito de Alicia Jiménez, que del pasado viaja al futuro. "Se trata de una reflexión a base de artilugios inventados, que parten de lo exotérico", dice.

Una exhibición de experiencias que ensalza la concepción de la vida, más allá del mero paso lineal del tiempo, "a través de un formato más arborescente".

Y de las fronteras de la vida personal, a las que separan los espacios naturales y urbanos. Una propuesta de Artenoventa que partió de un estudio realizado con ayudas de Iniciarte. Un análisis del que se deduce la difícil tarea de "encontrar la naturaleza en estado salvaje, pues todo está muy manipulado por la mano del hombre", explicaba Manuel Chica. Junto a él, Montserrat Pérez, Juan Candón, Mariano Roldán, María Zaballa, Francisco de Asis López y Nieves Salinas han proyectado conjuntamente una serie de obras que se adentran en estos bordes desdibujados.

Es el caso de las gafas pintadas con paisajes idílicos, que hacen de interfax entre el sujeto y la naturaleza; o la instalación realizada a base de estructuras óseas, cuyo fin es "anular la mirada anestésica que a veces nos nubla la visión crítica y real de las cosas", comenta Chica.

Una de las instalaciones más sorprendentes es Piel urbana, piel natural, en la que exhiben el vídeo de dos adolescentes cuyas camisetas se van intercambiando con la proyección de imágenes urbanas y naturales de Cádiz, a través de un croma. "Con lo que incrementa la confusión o falta de elección".

Reflejos urbanos y naturales es otra de las piezas de fotografía que completan su idea. En ellas se aprecia el reflejo en coches de numerosas imágenes. Una propuesta, en definitiva, en la que los medios usados son eso, medios, "nunca el fin".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios