El Fundi se congracia con Madrid

  • El diestro madrileño es ovacionado en su lote y deja una grata impresión en los tres tercios, especialmente en la suerte suprema, en la que estuvo impecable con dos volapiés de libro

José Pedro Prados El Fundi convenció al respetable de Las Ventas con unas cartas claras: oficio, sentido lidiador y matricula de honor en la suerte suprema. El madrileño se impuso con una lidia sobria y meritoria a las ásperas embestidas del que abrió plaza, un toro que manseó y no llegó a entregarse en ningún momento. El de Fuenlabrada, en su línea, recetó una estocada contundente y eficaz.

El Fundi se lució a la verónica recibiendo al castaño cuarto, que rebrincaba tras la capa. Fue ovacionado fuertemente, como cuando clavó acertadamente banderillas, sin vender la mercancía con adornos ni florituras atléticas. Con la muleta en la mano se levantó un fuerte viento. El Fundi intentó en las rayas del 7 una faena que resultó imposible al no poder dominar bien la franela. El torero, molestado por Eolo, nunca se encontró a gusto y el toro, que sufrió una seria voltereta, apenas si embistió en esos terrenos. De nuevo, estocada de libro, haciéndolo todo él, en lo que resultó un auténtico y espléndido volapié.

Domingo López Chaves pasó de puntillas por Las Ventas. El segundo toro derribó en varas. Bueno, más bien el caballo, en su celo de protegerse echando su peso encima del cornúpeta, perdió las manos y cayó, saliendo el picador disparado por encima de su cuello, sin que la dramática caída llegara a mayores. El salmantino, en una labor sosa, basada en la diestra. Citó la mayoría de las veces fuera de cacho y con la muleta retrasada a un toro nada boyante. El resultado fue una labor intrascendente, que no caló en el público. El quinto, un astado con clase de Valdeolivas, que entró como remiendo y flojeó, fue devuelto una vez que se habían cumplido los dos primeros tercios. En su lugar saltó un sobrero de Navalrrosal, rebrincado en el capote y gazapón en la muleta, aunque metía la cara sin grandes problemas. El diestro salmantino no llegó a cogerle el aire.

César Jiménez, tras su ruptura con Joselito y Martín Arranz, ha comenzado una etapa muy dura. En Sevilla lo dejaron fuera y en Madrid es de los diestros que más se juega en este San Isidro. Tras su resultado en el festejo de ayer, en el que fue silenciado en su lote, la presión aumenta para el torero de Fuenlabrada. Con su deslucido primer oponente no llegó a acoplarse en una labor que brindó a su paisano El Fundi. Con el sexto, un astado que embestía a topetazos, Jiménez estuvo porfión sin conseguir frutos positivos y marró con la espada.

La segunda de San Isidro tuvo un protagonista: El Fundi, un torero que llegó a convencer hasta a los espectadores del tendido 7, que en su día le desterraron. El veterano y gallardo torero llegó a congraciarse con Madrid y a punto estuvo de conquistar una plaza, Las Ventas, que se le ha resistido a lo largo de su dilatada carrera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios