El Festival de Cine Africano se marcha a Córdoba tras ocho años en Tarifa

  • El lunes se harán públicos el programa y los motivos que han hecho a la organización cambiar de escenario en la IX edición

Comentarios 1

La asociación Al-Tarab -nacida para el desarrollo y la difusión de la cultura africana y la organización del Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT)- a través de su máxima responsable la también directora del festival, Mane Cisneros, envió el pasado 2 de diciembre una carta a los patrocinadores del evento cultural en el que les informaba del inminente traslado a Córdoba de la que será IX edición del Festival de Cine Africano, ya sin Tarifa.

En ese mismo comunicado se señala que el referido festival en lugar de tener lugar durante los meses previos a la época estival de verano pasará a celebrarse durante el mes de octubre, y que su traslado a la capital califal obedece a operatividad y nuevas vías de financiación.

Puestos en contacto con la directora del festival, Mane Cisneros, ésta declinó confirmar la noticia pero nos remitió a la información que al respecto de este acontecimiento se ofrecerá el próximo lunes en la ciudad de Córdoba. Cisneros apuntaba durante el último convenio con el Consistorio de Tarifa que el FCAT "no es sólo un medio de difusión de arte y cultura, sino que es una herramienta útil en la cooperación internacional". Cisneros subrayó entonces que por todos los países por los que viaja como responsable del festival, éste era conocido como "el festival de Tarifa, uniendo irremediablemente el nombre de la localidad a un símbolo de construcción de un puente entre países a través de la cultura". Algo que a partir de ahora no será así.

Este diario ha podido conocer que el Ayuntamiento de Córdoba ha convocado a los medios de comunicación el próximo lunes a partir de las once de la mañana en el Salón de Comisiones, para la celebración de una rueda de prensa de la que participarán el alcalde, José Antonio Nieto, y la directora del festival Mane Cisneros, en la que se darán detalles sobre las líneas generales y contenidos del IX Festival de Cine Africano de Córdoba.

Así, Tarifa, que durante ocho años ha sido cuna de un evento cinéfilo sin parangón en todo el territorio nacional, verá como Al-Tarab recogerá su alfombra negra del escenario local. Esa que cada primavera extendía por diversos puntos de la localidad creando salas de cines en espacios cuanto menos curiosos como el Mercado de Abastos, la Biblioteca Mercedes Gaibrois, la Casa de la Cultura, el salón de actos del colegio Guzmán, el Teatro del Liceo o el Castillo de Guzmán el Bueno.

El anuncio parece cuanto menos sorprendente si tenemos en cuenta que el pasado mes de abril, coincidiendo con la finalización del anterior mandato municipal se firmó un convenio con carácter bianual que garantizaba la pasada VIII edición y la que parecía ser la IX del FCAT, que a partir de la próxima edición se celebrará en Córdoba en detrimento de la localidad más próxima al continente africano y que por la magia del séptimo arte se convertía en puente de unión entre culturas alejadas, dispares y convergentes. Si bien es cierto que el convenio estaba exento de aportación económica y era en esencia una declaración de intenciones y disponibilidad de recursos municipales.

Javier Mohedano, antiguo edil de Cultura (IU) y uno de los artífices de la estrecha colaboración entre el festival y el Consistorio, "lamentó profundamente" ayer el posible traslado a otro escenario. Sin querer entrar en valoraciones de causas, Mohedano señaló que "perder el máximo exponente cultural de Tarifa, de esas características y dimensión, ya cuajado tras ocho años de intensa actividad, es algo que tenemos que lamentar sobre todo en los aspectos cultural, educativo y económico".

Ahora que Tarifa volvía a contar con un espacio escénico digno tras la inauguración del nuevo Teatro-Cine Municipal Alameda, desembolsar una aportación económica municipal de los últimos siete años de unos 105.000 euros, y después de que el nuevo equipo de gobierno del PP parecía haber enterrado su "particular hacha de guerra" contra el festival que mantuvo activa durante su época en la oposición, el anuncio ha cogido por sorpresa a muchos ciudadanos, políticos y empresarios, estos últimos muy satisfechos por la celebración de este evento al que veían como una oportunidad muy positiva para atraer a un turismo muy concreto al hilo del festival.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios