El Festival Lago de Bornos reunirá este verano a Imán, Bloque y Gwendal

  • Se celebrará el próximo día 5 de julio en el patio del instituto El Convento

Comentarios 83

El Festival Lago de Bornos, que el año pasado vivió su memorable recuperación histórica, ya tiene fecha y cartel. Será el sábado cinco de julio, en el patio del instituto El Convento, y reunirá a Imán (Califato Independiente), Bloque y Gwendal. Psicodelia del sur, rock sinfónico norteño y síncopes celtas para todos los públicos. La noche deparará el feliz reencuentro con Imán, que ya prepara su nuevo disco, y la reaparición de Bloque, la banda cántabra que firmó cinco discos de categoría décadas atrás y que lo reintenta por segunda vez, quince años después de su último álbum en directo y treinta años después de su debut. Gwendal, por su parte, también reviven tiempos de oro con una potente banda, tal y como demostró meses atrás en Jerez.

El Ayuntamiento bornense vuelve a apostar por el rock sin etiquetas y confecciona ya el programa de actos, que constará de una mesa redonda y acaso una feria del disco para que los aficionados acudan al encantador pueblo serrano desde la mañanita. El pasado año, el festival propició un sensacional fin de semana rematado por Imán, Cai y Guadalquivir, un cartel de postín que encandiló a tres mil personas de toda edad y condición. Para evitar los efectos de la humedad que arreció de madrugada, la organización ha pasado el festival al verano, rememorando las triunfales mieles del acontecimiento que a finales de los setenta compartió una etapa memorable en plena efervescencia del rock andaluz y de la libertad propiamente dicha. Una época de descubrimiento que vivió también Bloque, grupo santanderino de notable prestigio que vuelve a la carga con dos de sus miembros originales y fundadores al frente: el guitarrista Juanjo Raspuela y el teclista y vocalista Juan Carlos Gutiérrez. De corte pseudojipi, ácido y sinfónico, rock y folk, música atemporal, Bloque participó en algunos de los primeros festivales rockeros convocados en la Piel de Toro. Y cayó en desgracia, como tantos otros, a principios de los ochenta, con el cambio de escena musical.

Amén de los Gwendal, franquicia de la música celtiña de origen francés creada en 1972 y que ofrece toques de jazz, rock y baile, la sensación del festival volverá a ser Imán, cómo no, que un año y medio después de su glorioso retorno se encuentran a punto de entrar en el estudio para registrar su tercer disco, tras la imborrable estela de Tarantos y Camino del Águila. Manuel Rodríguez, Marcos Mantero, Iñaki Egaña y Kiko Guerrero grabarán en junio, y en Bornos presentarán algunos temas de reciente composición, además del mítico repertorio que los aficionados mantiene vivo en su memoria vital.

Este verano podría ofrecer otra sorpresa, en forma de festival rockero en El Bosque, algo así como la recuperación del Aljibe Rock, y probablemente el rock andaluz protagonizará una curiosa reencarnación en la Bienal de Flamenco, en septiembre, en Sevilla, con Imán y Cai como figuras estelares. Cai, por cierto, celebra su regreso con la reedición de su legendario primer disco, Más allá de nuestras mentes diminutas, el retorno de El Niño y la preparación de composiciones de nuevo cuño con vistas a un nuevo álbum. Imán, Cai y otros grupos revitalizados son conscientes de que no basta con presentar sus repertorios originales y se han embarcado en nuevas aventuras musicales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios