Fernando Pérez Mulet analiza la 'Gitana' de Abarzuza en el Museo

  • El profesor de Historia del Arte de la UCA participó ayer en el ciclo 'La pieza invitada'

El artista gaditano Felipe Abarzuza (Cádiz, 1871-Puerto Real, 1948) pintó en torno a 1920 un cuadro de tamaño medio que representa la figura de una gitana. Esta obra, que no tiene un título definido, pertenece a un coleccionista privado y hasta ahora era desconocida. Desde ayer se sabe un poco más de ella, gracias a las explicaciones que ofreció en el Museo el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Cádiz Fernando Pérez Mulet, dentro del ciclo La pieza invitada, organizado por la Asociación Qultura. El cuadro permanecerá expuesto al público durante unos días.

"Esta es una obra característica de la personalidad del pintor en cuanto a temática, técnica y dimensiones", comentaba Pérez Mulet en una conversación previa a su charla en el Museo, en la que habló del papel de Abarzuza y su pintura en el contexto artístico de España en una época en la que "todavía pervive el gusto por lo costumbrista". Según el profesor, la temática gitana era muy atractiva no sólo para los pintores de finales del siglo XIX y principios del XX, sino para la sociedad española de la época.

Pérez Mulet afirmó que Abarzuza "fue un personaje característico de la pujanza de la pintura gaditana de la primera mitad del siglo XX y, sobre todo, del primer tercio. Fue un pintor muy importante y una persona clave en Cádiz, ya que dirigió la Escuela de Pintura. Era buen profesor y muy buen restaurador. Una persona con muchas virtudes".

Abarzuza es autor de los frescos de los techos del Gran Teatro Falla y del Ayuntamiento de Cádiz, de la capilla del Hospital de Mujeres y de la del Sagrario de la iglesia de San Antonio. En el Museo de Cádiz se conservan algunos cuadros suyos.

A Pérez Mulet, la iniciativa puesta en marcha por la Asociación Qultura le parece "muy positiva" porque "es una forma de incitar a la gente a que vaya al Museo". "También es una especie de invitación o toque de atención a los que saben que tienen obra interesante en casa para que, manteniendo el anonimato, ofrezcan la oportunidad de exponerla en público. Y a partir de ahí se pueden encadenar otras cosas, como donaciones o depósitos. El Museo de Cádiz es de lo mejor de España y esto ofrece una posibilidad de que siga vivo, gracias a nuevas obras de colecciones privadas. Además, es una oportunidad de ver algo diferente, que también es atractivo", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios