Una Feria periférica con proyección

  • ARTJAEN demuestra que una feria de arte puede llegar a ser interesante si está trabajada

Que las ferias de Arte, salvo muy honrosas excepciones, no gozan de un estado de salud envidiable no es algo difícil de constatar. Por eso, la convocatoria de ARTJAEN ofrecía, sobre el papel, unas expectativas no excesivamente halagüeñas. Pero hemos vuelto de Jaén con el espíritu altamente confortado y volviendo a creer que estas muestras son posibles si las cosas se hacen con sensatez. Nos hemos encontrado con una Feria muy bien planteada y mejor montada; con las instituciones volcadas -Junta, Diputación, Ayuntamiento y caja de Ahorros -, con IFEJA, la institución ferial de Jaén desarrollando una eficacísima labor y con EDUMA, única galería de Jaén, poniendo los criterios técnicos adecuados. Además, una extraordinaria difusión con los medios adecuados para que durante unos días fuese el acontecimiento máximo de la ciudad. ¿Tiene esto algo que ver con lo ocurrido en Cádiz hace unos meses?

Aunque no nos encontramos con galerías andaluzas de renombre, las que estaban -salvo escasas excepciones- ofrecían un panorama de seriedad y rigor, con planteamientos artísticos que no diferían en nada de lo que tienen lugar en otras muestras parecidas. En ARTJAEN nos hemos encontrado con presencias de auténtica categoría. Hemos contemplado dos magníficas piezas del conocidísimo escultor hiperrealista John de Andrea, así como otras, no menos importantes, de Jackie K. Seo, Marc Sijan o Samie Salmon (Galería Clave de Murcia), también en la misma galería, obras de Santiago Ydáñez, José Manuel Broto y Eduardo Arroyo, entro otros nombres importantes. La galería EDUMA de Linares presentaba un stand contundente, con obras espléndidas de Carmelo Palomino Kaiser, Paco Molinero, Carmelo Trenado, José Manuel Brazam, Paco Lagares y Enrique Brinkmann. La cántabra Espiral nos ofrecía obras del cordobés Pepe Duarte, de Manuel Ángeles Ortiz y de Manolo Messia. En la granadina Cartel observamos unos magníficos Mompó; en Sanfer 45, destacaba los José Manuel Ciria y en la cacereña La Tea 6 un buen Rorro Borjano. Pero, además de todo esto, pudimos encontrar parte de la colección Caja Rural de Jaén y, sobre todo, la presencia de la magnífica labor llevada a cabo por el profesor Carmelo Trenado con sus alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Granada. Muy interesante fue la feliz presencia de una exposición de Joseph Guinovart y una acción del especialista en trampantojo Faustino Castillo.

En definitiva, hemos asistido a una feria emergente que está llamada a ser muchísimo más. Basta con ello que muchos se dejen de divismos y apuesten por acontecimientos ilusionantes como éste. Lo demás vendrá por añadidura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios