La Feria de Arte Contemporáneo supera con buena nota su edición más crítica

  • El nuevo director de ARCO, Carlos Urroz, cree que "las líneas tomadas este año han funcionado"

El objetivo de una feria internacional de arte contemporáneo es vender y dar a conocer a sus artistas y eso es lo que han hecho las galerías que han participado en ARCO, que ha superado con buena nota una de sus ediciones más críticas con un aumento importante de ventas.

La situación económica y los desencuentros que se produjeron el pasado año entre los organizadores, el Instituto Ferial de Madrid (IFEMA) y los galeristas hacían que esta trigésima edición fuera un punto de inflexión en la trayectoria de ARCO de la mano de su nuevo director, Carlos Urroz.

Pocas horas antes de que se cierren su puertas, Urroz cree que se ha conseguido "un balance positivo, se ha vendido más que el año pasado, se ha contactado con comisarios internacionales y se han dado a conocer artistas".

De esta primera experiencia como responsable de la feria, Urroz ha podido comprobar "que las líneas que se han tomado este año han funcionado y el año que viene habrá que mejorarlas y desarrollarlas".

Estas líneas van dirigidas "a una feria más pequeña orientada a un perfil de galerías que trabajan en promocionar y dar a conocer artistas interesantes", declaró el director, quien destacó también la importancia que han tenido los encuentros internacionales celebrados durante la feria.

Coleccionistas, galeristas y público, con más de 150.000 visitantes, se han unido para apoyar "una feria muy querida por todos", en opinión de la galerista Soledad Lorenzo, una de las veteranas de la cita y miembro del Comité Organizador del certamen.

La presencia de Rusia en ARCO, únicamente con ocho galerías y con representación de instituciones, también ha tenido resultados positivos y, además de acercar y de dar a conocer a muchos de sus artistas, las ventas han sido altas, como ha ocurrido con las creaciones audiovisuales de Marina Alexeeva, en la galería Marina Gisich, y que han sido un éxito absoluto en la feria, al igual que las obras de los artistas Chernyshev & Shulgin, vendidas en XL Gallery.

"La experiencia de Rusia ha sido bastante buena. Las galerías nos han comentado que tienen intención de volver y además se han dado a conocer artistas muy buenos que nunca habían tenido la oportunidad de mostrarse en España", comentó Urroz, quien reconoció que la atmósfera de optimismo que se ha vivido pone de manifiesto la recuperación de la confianza del mercado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios