crónica política

"El de Felipe VI es un reinado con un halo de mala suerte"

  • La periodista chiclanera Ana Romero presenta en la Casa Pemán su libro sobre los 40 primeros meses del Rey al frente de la Jefatura del Estado

Ana Romero, con su nuevo libro 'El Rey ante el espejo', anoche en la sede de la Fundación Cajasol en Cádiz. Ana Romero, con su nuevo libro 'El Rey ante el espejo', anoche en la sede de la Fundación Cajasol en Cádiz.

Ana Romero, con su nuevo libro 'El Rey ante el espejo', anoche en la sede de la Fundación Cajasol en Cádiz. / fito carreto

Confieso que no me leí Final de partida, el primer libro de Ana Romero (Chiclana, 1966) sobre la caída y abdicación del rey emérito, un pelotazo editorial de Esfera de los libros que ya va por su octava edición. Pero estoy seguro de que me apetecerá hacerlo después de este último sobre los primeros 40 meses de reinado de Felipe VI. La periodista gaditana presentó anoche en la Casa Pemán El Rey ante el espejo, el primer relato que se publica sobre los tres años de "un reinado con un halo de mala suerte", que intuye "largo, pero complejísimo, lleno de problemas". Lo hizo de la mano de la maestra de periodistas Lalia González-Santiago en un acogedor acto organizado en la sede de la Fundación Cajasol que la curiosidad fue llevando en el turno de preguntas hacia esa parte divertida y a veces rocambolesca que rodea a las casas reales.

"Las cloacas del Estado me están dando más problemas que la Familia Real"

Como no lo fue su primer libro, El Rey ante el espejo, no es, por supuesto, ni una loa a la monarquía fruto de la fe ciega a una institución en estado crítico, pero tampoco un alegato contra ella, ni un compendio de crónicas más o menos amarillas o rosas. En palabras de González-Santiago, se trata de "una tragedia brillantísima" en la que, a través de una compleja estructura, se pone en pie la crónica política de España en los últimos tres años en diferentes escenarios. Por ellos circulan decenas de personajes en torno a un rey, Felipe VI, que se mira a un espejo en cuyo fondo aparece todavía con claridad su padre. "Un rey que, al contrario de sus predecesores, no quiere dejar de serlo y está dispuesto a hacer lo que sea por recuperar el prestigio perdido de la monarquía en medio de un estado fragmentado y trasmitir su legado a su hija, la princesa Leonor".

Ana Romero resume en cuatro los retos a los que se ha enfrentado Felipe VI en estos cuarenta largos meses: "salvar el trono que heredó de su padre, romper con su hermana más querida, funcionar diez meses sin Gobierno y hacer frente al peligro de la desintegración de España. En la batalla lo acompaña la reina Letizia, la primera consorte plebeya de la historia, la ex periodista capaz de capturar el imaginario colectivo".

En El Rey ante el espejo el papel estelar de villano lo desempeñan las "cloacas del Estado", de manera que algunos ya lo llaman "el libro del CNI", según reconoció Romero. Las cloacas del Estado están personificadas en un comisario jubilado hoy en prisión, José Manuel Villarejo, "que era policía por las mañanas, detective por las tardes, empresario de noche y chantajista a la hora de la merienda", resumió la autora. Un personaje "torrentero" capaz de poner la pistola sobre la mesa del club privado en el que cita a la periodista y que está detrás de los casos más sonados de corrupción y espionaje político y policial de los últimos tiempos: la trama Gürtel, la Operación Cataluña, el seguimiento a jueces, el ático de Ignacio González y el caso Corinna, por descontado, además de otros de menores consecuencias como el del Pequeño Nicolás.

"Ninguno de mis dos libros son antimonárquicos", dejó muy claro Ana Romero; "las cloacas del Estado me están generando más problemas que la Familia Real", confesó. "No me gusta hacer leña del árbol caído, pero tampoco me parecía bien tener carta blanca con el padre y no con el hijo", se sincera la periodista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios