Escuela de pingüinos

Animación, EEUU, 2011, 95 min. Dirección y guion: George Miller. Música: John Powell. Con las voces (originales) de: Elijah Wood, Robin Williams, Pink, Matt Damon, Brad Pitt. Cines: El Centro, Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Ábaco San Fernando, Las Salinas, Victoria, Multicines Jerez, Yelmo, Ábaco Jerez, Cinesa Los Barrios.

Como recordaba Ángel Quintana, en plena era digital, la única diferencia entre los pingüinos de El viaje del Emperador o Encuentros en el fin del mundo y los que protagonizan las dos entregas de Happy Feet firmadas por el australiano George Miller (sí, el mismo de Mad Max, Las brujas de Eastwick, El aceite de la vida y Babe, el cerdito), reside en el hecho de que estos últimos cantan, bailan y parlotean sin cesar en su condición antropormórfica propia de la animación infantil dominante.

Dicho de otra manera, la imagen virtual ha alcanzado tal grado de perfeccionamiento fotorrealista que hasta los documentales de animales y naturaleza podrían ser ya recreados en un ordenador sin que el ojo notara la diferencia.

Con el inevitable plus del 3D que, en cierto modo, estaba ya inscrito en el diseño visual de la primera y virtuosa entrega, Happy Feet 2 prolonga las pirotécnicas aventuras de iniciación, descubrimiento, solidaridad y autoafirmación de un joven pingüino al que sus escasas capacidades para la danza (y el vuelo) segregan de la acompasada manada en un Polo que se derrite como consecuencia del cambio climático.

Viaje de mensaje familiar a través del blanco polar y sus fondos submarinos plagado de encuentros (el mejor, con la pareja de gambas a las que Brad Pitt y Matt Damon ponen voz en la versión original), esta secuela viene salpicada de fábrica por algunos números musicales con guiños adultos a Berkeley y Russell (R.I.P.) sobre nuevas versiones de infalibles hits de Wham, Queen, Ozone y hasta el mismísimo Puccini. Nada nuevo ni especialmente mejorado respecto al original.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios