La Enciclopedia Británica deja de imprimirse en papel después de 244 años

  • La empresa, con sede en Estados Unidos, cobrará una cuota anual de 80 euros para consultar la web

La Enciclopedia Británica, la más antigua en inglés que se publica todavía, ha dejado de imprimirse en papel, tras 244 años engrandeciendo estanterías como estandarte de la cultura y el conocimiento. La empresa editora, Encyclopaedia Britannica, radicada en Estados Unidos, ha indicado su intención de volcarse en la edición digital ya que "ahí es donde están los lectores", según su presidente, el cubano-estadounidense Jorge Cauz.

Aunque el salto del papel a la web parece inevitable para adecuarse a los tiempos, como están comprobando los editores de libros y periódicos, la desaparición de la obra escrita causará sin duda tristeza entre sus seguidores, acostumbrados a bucear en sus páginas en busca de sapiencia y rigurosidad.

"Estoy compungido", dijo el autor estadounidense A.J. Jacobs, que intentó leerse los 32 tomos de la enciclopedia para uno de sus libros, The know-it-all (El sabelotodo). Jacobs valora la concreción de la edición impresa, la idea de que "todo el conocimiento del mundo podía guardarse en esos tomos", que han marcado la vida de muchas personas.

El explorador irlandés Ernest Shackleton se llevó un volumen de su Encyclopaedia Britannica (el nombre original, en latín) en su famosa expedición a la Antártida a principios del siglo XX y se cuenta que quemó una a una sus páginas para calentarse. "Esto no se puede hacer con internet", apostilla A.J. Jacobs.

No es ningún secreto que en la red se enfrentará a gigantescos oponentes como la Wikipedia, que ofrece un servicio gratuito frente a los 80 dólares anuales que cobrará la obra enciclopédica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios