Eddie Campbell, de Chicago a El Puerto, puro blues

  • El guitarrista estadounidense actúa esta noche en la sala Milwaukee

Noche de blues en la fiesta de Andalucía. Uno de los máximos exponentes del blues de Chicago, Eddie Campbell, actúa en la sala Milwaukee. Gran expectación. Del West Side a la Bajamar del Guadalete. Con fama de mujeriego y vividor, un pedazo de músico nacido a la vera del Mississippi y que siempre quiso llegar a ser como Muddy Waters, el ídolo de su madre. Hasta que logró tocar con él a la imberbe edad de doce años.

Cuentan que en los años cincuenta, Campbell y su banda realizaban actuaciones prodigiosas, que Eddie era un showman en escena y que además destacaba su afición por el karate y las motos. Lástima que Eddie no se encontraba en el sitio y el momento oportuno cuando el blues obtuvo un masivo reconocimiento y los cazatalentos pescaban los mejores ejemplares en la ciudad del viento, Chicago, para "venderlos" en el mercado negro y en los círculos blancos de rocanrol, no en vano los grandes rockeros blancos de los años sesenta fueron los que impulsaron el renacimiento del blues, sobre todo en Inglaterra, de manera crucial.

Dicen que Campbell perdió varias oportunidades de lanzarse en solitario en su país natal, hasta que la rueda de su destino volvió a girar de nuevo y cosechó un éxito morrocotudo, y el refrendo general, con el disco King of the jugle, en 1977. Luego, el cantante y guitarrista fijó su residencia en el continente europeo, donde cuenta con notable prestigio, en especial en los Países Bajos. En los años noventa, retornó a Estados Unidos.

Eddie Campbell, que combina el blues con el funky o el gospel con sublime maestría, aprendió a tocar blues de la mano de Magic Sam y Otis Rush, ha compartido escenarios con nombres como Howlin Wolf, Little Walter o Jimmy Reed y fue reclutado por Willie Dixon para integrar el Chicago Blues All Stars. A nadie deja indiferente su manera de tratar a la guitarra eléctrica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios