Didactismo ecológico

Lo didáctico entró de pleno en el títere cuando empezó a considerarse un tipo de entretenimiento enfocado al público infantil. Así, el espectáculo presentado por la compañía Los gorriones se dirige hacia la concienciación de los más pequeños de mantener limpios los mares mediante una sencilla trama, basada en el tema clásico de la búsqueda.

La puesta en escena combina actores de carne hueso con muñecos de guante, e incluso los primeros tienen su avatar en forma de títere. Como espacio escénico, en mitad del escenario encontramos una estructura plana forrada con raso azul con apliques representando distintos animales marinos, cubierta con una gasa del mismo color y ribeteada con olas hechas de foam. El soporte sirve tanto de telón de fondo como de decorado, así como para ocultar al manipulador. A pesar de la simplicidad de la puesta en escena y del argumento, el espectáculo resulta muy dinámico, gracias al empleo de diversas técnicas de animación que implican a los más pequeños, mediante juegos escénicos que les permiten sentirse protagonistas de la historia.

Así mismo, los recursos típicos del espectáculo de guante se aplican en su intencionalidad didáctica. Es seguro que los niños están ya completamente concienciados; ahora sólo falta que también lo hagamos los adultos, porque si no, les vamos a dejar una herencia que ni Punch, ni Chacolí, ni Don Cristóbal serían capaces de solucionar con su garrote.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios