'Los Diablos del Mar' desembarcan al último pirata en aguas de Cádiz

  • F. Javier Castro y Enrique G. Luque desvelan el enigma de los duros antiguos en una obra histórica llena de aventuras y de suspense de principio a final

Comentarios 3

El mar de fondo y la bravura de las olas hacían rugir la madera de la Burla Negra allá por el siglo XIX. Los piratas surcaban los mares al mando de Benito de Soto Aboal, más conocido por ser el último pirata español cuando la suerte, o la mala suerte, puso rumbo a la costa de Cádiz. En la arena monedas de plata, en los bolsillos un puñado de nuevos sueños, en la mente de muchos la locura y en la voz de todos los gaditanos un misterio sin resolver, el de "Los Duros Antiguos". Aquel himno que popularizó en 1905 en forma de tanguillo el coro de Los Anticuarios dirigido por Antonio Rodríguez Martínez, más conocido por "El Tío de la Tiza", toma ahora forma de novela.

El periodista F. Javier Castro, que ya debutara hace dos años en el panorama literario nacional con su primera novela Al-Sanam. La caída del ídolo, nos presenta un nuevo capítulo de la historia de Cádiz, "escrita a cuatro manos".

Desde que el profesor y doctor en Ciencias del Mar Enrique G. Luque le presentara el proyecto, estos dos autores se pusieron manos a la obra con el objetivo de dar respuesta a una sola pregunta: ¿cómo llegaron a la playa Victoria esas monedas que hicieron perder las uñas y el pelo a más de uno?

Los Diablos del Mar. La odisea de la Burla Negra da título a una novela llena de aventuras que narra las fechorías de Benito de Soto al frente del navío El Defensor de Pedro, el sufrimiento de los tripulantes del Morning Star y la esclavitud en África. Más de cuatrocientas páginas donde el lector tendrá que esperar al final para descubrir la solución al enigma.

Dos años de minuciosa documentación han hecho falta para dar forma a una obra que cuenta con un 80 por ciento de realidad ilustrada con mapas, y algo de inventiva. "Buscamos todo lo que concernía a Benito de Soto, consultamos el Diario Mercantil, buscamos en los libros del Cementerio San José de Cádiz y visitamos las tumbas de estos piratas", afirma Castro, que además añade que lo más difícil fue "condensar" tanta información y contar la realidad sin que su protagonista "cayera mal". Esta novela histórica posee un ritmo frenético que engancha al lector con expresiones de la época y con un producto "cien por cien gaditano", destaca su autor.

La producción de la novela ha corrido a cargo de dos empresas de la capital. Absalon, la primera de ellas, es una joven editorial gaditana de mucha calidad. Por otro lado, Artes Gráficas Nueva se ha encargado de la impresión de la misma en sus talleres de Zona Franca en Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios