Detalles

La Dama que no era dama. El periodista de Diario de Cádiz Agustín Merello bautizó al sarcófago fenicio como la Dama de Cádiz, un sobrenombre con el que no estaba de acuerdo el director de la excavación, Ramón Corzo. Le advirtió en varias ocasiones al redactor y gran amigo, que dama se utiliza en referencia a las divinidades, no a los monumentos funerarios. 

Compuesta, pero sin pies. La excavadora que se encargó del vaciado del solar chocó con la tumba, desplazó la cubierta y seccionó la tapa a la altura de los pies. Pronto fue restaurado.

1980: el año de los hallazgos. El mismo año que apareció el sarcófago fue descubierto la escultura de Trajano en Baelo Claudia y el Teatro Romano.

Un ajuar muy modesto. Junto a la tumba sólo apareció en el solar de Ruiz de Alda un escarabeo de calcedonia verde y cinco pequeños colgantes.

Ella, mejor conservada. A diferencia del masculino, el sarcófago femenino fue encontrado en óptimo estado de conservación. Todavía mantiene la policromía del cabello.

Las raíces que dañaron la momia. Los restos de tejidos momificados que aparecieron en el sarcófago estaban muy deteriorados, debido a la penetración de las raíces de las palmeras que plantó Pelayo Quintero en su chalé.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios