Descubridor de nuevos talentos y gran erotómano

  • Dio su primer gran papel a Penélope Cruz, Jordi Mollá, Javier Bardem, Ariadna Gil y Verónica Echegui

Javier Bardem, Penélope Cruz, Jordi Mollá, Ariadna Gil y una larga lista de actores españoles figuran entre los descubrimientos de Bigas Luna que, a lo largo de su amplia carrera cinematográfica que comenzó en 1976 con Tatuaje, se destacó por su tino para encontrar nuevos talentos. Suyos son los descubrimientos de Javier Bardem y Penélope Cruz en Jamón jamón, rodada en 1992, dos años después de que el cineasta lograra su primer gran éxito de taquilla con Las edades de Lulú, adaptación de la novela de Almudena Grandes marcada por un fuerte erotismo y donde Bardem tenía ya un pequeño pero inolvidable papel. Javier fue protagonista también de otros filmes suyos como La teta y la luna (1994) o Huevos de oro (1993), en la que Bigas Luna dio una importante oportunidad a Benicio del Toro, que actuó junto a Maribel Verdú.

En su larga lista de descubrimientos hay que mencionar también a Ariadna Gil, que tuvo su primer papel en el cine en la película Lola (1985) o a Jordi Mollá, que compartió cartel en Jamón jamón con Bardem y Cruz, quien también trabajó con Bigas en Volavérunt (1999) junto a Aitana Sánchez Gijón, protagonista de La camarera del Titanic, rodada en 1997. Una Penélope Cruz que hace un año confesó al diario británico The Sun el "trauma" que le causaron las escenas de sexo sin tapujos que protagonizó junto a Bardem y Mollá con apenas 18 años. "Durante muchos años tuve fuertes reticencias a cualquier cosa que fuera sensual o sexual. Me corté el pelo muy corto y durante muchos años no rodé ninguna escena de amor, ni siquiera bes", declaró Cruz, ya casada con Javier Bardem y con un Oscar en su vitrina.

Bigas Luna supo elegir además entre 3.000 aspirantes a Verónica Echegui, protagonista de Yo soy la Juani, película rodada en 2006, que fue su último gran éxito y por la que ella fue candidata al Goya a la mejor actriz revelación. Esa deuda de sus actores con él la proclamó el pasado noviembre Javier Bardem, cuando al estrenar su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, instalada junto a la de Penélope Cruz, se acordó "especialmente" de Bigas Luna, quien le dio la oportunidad de su primer papel protagonista en el cine.

Hombre de arte y uno de los grandes erotómanos del cine español, Bigas Luna decidió hace dos años presentarse como candidato a la presidencia de la Academia de Cine, puesto que había dejado libre con su dimisión Alex de la Iglesia. Convencido de que esta institución debía explicar a los políticos cómo utilizar el cine para representar a nuestro país y sacarlo de la Edad Media de la era digital en la que "los operadores de telefonía son los grandes señores feudales", al ser derrotado por la terna de Enrique González Macho, Bigas Luna declaró que había ganado la opción continuista frente a la rompedora. El director, que en su programa había prometido dar "un toque sexy" a una institución con imagen apolillada, anunció entonces que no volvería a presentarse nunca a unas elecciones, lo que había hecho en compañía de la actriz y cantante Leonor Watling, con la que trabajó en Son de mar, y el director de producción Yousaf Bokahri.

Hombre vital al que le gustaba abrirse a nuevos campos, como la crianza de vinos ecológicos, Bigas Luna se encontraba trabajando en los últimos meses, aunque ya minado por la enfermedad, en un nuevo proyecto titulado Segon origen, que iba a rodar en 3D y en el que planteaba una reflexión sobre temas como la ecología y la sexualidad. El gran vacío que deja su pérdida lo plasmó ayer el cineasta mexicano Guillermo Arriaga con un mensaje en Twitter: "Bigas Luna, donde estés, trata de seguir filmando".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios