Descubren que las cañaíllas eran la materia prima de la tinta en la antigüedad

  • Un grupo de investigadores de la Universidad de Cádiz estudia la producción de púrpura en yacimientos del Estrecho

Comentarios 4

Investigadores del grupo HUM-440: 'El círculo del Estrecho. Estudio arqueológico y arqueométrico de las sociedades desde la Prehistoria a la Antigüedad Tardía' de la Universidad de Cádiz, que trabajan en un proyecto sobre la producción de púrpura en el Fretum Gaditanum en la antigüedad clásica, han descubierto que la materia prima para obtener tinta eran las cañaíllas.

Este grupo de investigadores forma parte de un equipo interdisciplinar, junto a la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Sevilla, en este proyecto integrado en el Plan Nacional de I+D+i.

Esta iniciativa tiene como objetivo estudiar todo el proceso de producción de la púrpura que se llevó a cabo en varios yacimientos hispanorromanos del área del Estrecho de Gibraltar-Carteia (ubicada actualmente en el término municipal de San Roque), Gades (actual Cádiz y su Bahía) y Metrouna en el Norte de Marruecos (desembocadura del río Martil, cerca de Tetuán)-, y está dirigido por el profesor de la institución universitaria gaditana Dario Bernal Casasola.

Este descubrimiento amplía de manera notable la información de la que se dispone en relación a las actividades económicas y las estructuras productivas de estas ciudades y yacimientos. Y es que, hasta la fecha, los datos se limitaban a la documentación puntual de escasos restos gasterópodos marinos en varias factorías de salazones, sin que hubiesen sido localizadas evidencias de los talleres en los cuales se fabricada el colorante.

Uno de los casos más significativos es el del suburbio de la ciudad de Carteia, en la bahía de Algeciras. Es importante recordar que en esta zona se han llevado a cabo nueve campañas de excavaciones arqueológicas preventivas, un trabajo que ha obtenido como resultado la documentación de evidencias de una figlina altoimperial (con un horno, un horreum y varios testares), destinada eminentemente a la producción de ánforas salsero-salazoneras; el hallazgo de un embarcadero romano con áreas de uso industrial; una necrópolis activa entre el siglo I y los siglos VI/VII d.c.; y una pequeña cetaria con una decena de piletas de salazón, que ha sido excavada con posterioridad. Además de ello, en una de las zonas adyacente al embarcadero de época altoimperial se han documentado restos de un taller destinado a la producción de púrpura, fechado durante el Bajo Imperio, un hallazgo de gran interés debido a "la total ausencia de evidencias de esta naturaleza tanto en la Bahía de Algeciras como en otros ámbitos cercanos del Círculo del Estrecho", como explica el profesor Bernal Casasola.

Por ello, "estamos trabajando de forma intensa en el estudio de todo el proceso de producción de la púrpura que se realizaba en aquella época", una labor que se llevaba a cabo tomando como materia prima "las cañaíllas". Para entender mejor este hecho se debe tener en cuenta que "cuando comemos una cañaílla, podemos apreciar que ésta tiene una pequeña bolsita violeta que si se la extraemos y la procesamos adecuadamente -con sal y termoalterándola- conforme nos indican autores clásicos como Plinio, origina tinta púrpura, un producto que durante la antigüedad clásica estaba vinculado a las clases más altas de la sociedad", en palabras del investigador de la UCA.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios