Denuncian la restauración del retablo en Nuestra Señora de la O

  • La asociación Base Natural y Cultural de Rota detecta cambios estéticos y añadidos en la policromía

Para la asociación La Base Natural y Cultural de Rota la mala praxis en la restauración y conservación del retablo Virgen del Rosario de la iglesia Nuestra Señora de la O parece una constante. Después de emitir un informe en 2008 donde denunciaban algunas irregularidades en las intervenciones anteriores, la asociación roteña vuelve a la carga tras la última modificación de este patrimonio de la Villa declarado Bien de Interés Cultural en 2002. Así, tras la reapertura de la capilla a finales de 2013, la asociación para la protección del patrimonio ha encargado un nuevo informe técnico donde denuncian que "no era necesaria la realización de una actuación de tal magnitud para aplacar los daños que presentaba el retablo antes de su intervención" ya que, opinan, "podría haberse actuado de un modo más conservativo" que no hubiera alterado "la estética original del retablo".

María Dolores Ruiz de Lacanal y María Niño Pérez, conservadoras-restauradoras de bienes culturales, miembros del Grupo de Investigación S.O.S. Patrimonio de la Universidad de Sevilla y de La Base Natural y Cultural de Rota, han sido las encargadas de realizar el documento que airea "una nueva mala intervención" realizada sobre el retablo de Nuestra Señora del Rosario, una pieza del siglo XVIII que preside la capilla de Nuestra Señora de la O dedicada a la imagen mariana.

Según las expertas, los trabajos de restauración comenzaron en octubre de 2010 por parte de la fundación Alcalde Zoilo Ruiz-Mateos "sin llegar a finalizarse por falta de fondos". Aún así, la intervención culmina a finales del pasado año gracias a los 30.000 euros aportados por la Diputación Provincial de Cádiz. Una aportación que no convence al presidente de la asociación, Juan José Gómez Ruiz, que no entiende "cómo esa ayuda no se canalizó mejor por una subvención que por una aportación" ya que "así los trabajos hubieran sido supervisados por los técnicos de Diputación".

En concreto, las conservadoras encuentran "varias consecuencias" resultado de "una inadecuada praxis" de los criterios en los que se basa la conservación-restauración de los bienes culturales. "No son criterios de gusto personal", aclara Ruiz de Lacanal, "son criterios objetivos". "El retablo puede quedar bonito o no, esa es otra cuestión, pero lo que se denuncia en el informe es que se está alterando la imagen de la parroquia", asegura una de las artífices de un informe técnico "muy complicado de realizar" ya que no han podido consultar "el informe o memoria final del proyecto de esta intervención".

Uno de los cambios "más significativos" que las restauradoras han detectado es "la variación cromática" que ha sufrido la estructura general. La tonalidad más rosada y blanquecina del jaspeado que presentaba el retablo anteriormente "ha sido modificada" por colores "más oscuros, rojizos y brillantes" que provocan una "mayor uniformidad en la arquitectura" que ha perdido "las luces y las sombras de la policromía". "El aspecto final es de cierta modernidad provocando la pérdida de la huella del paso del tiempo", apunta el documento.

El banco del retablo también se "ha oscurecido y homogeneizado la superficie" mientras que la pequeña moldura horizontal que ocupa su parte central tiene ahora "un tono dorado" aunque anteriormente se encontraba policromada "en un tono verdoso oscuro".

Además, en las partes doradas del retablo de la Virgen del Rosario se ha optado por insertar "reintegraciones brillantes", "con poco criterio conservativo y "de diferenciación material" que camuflan "el desgaste propio del material con el paso del tiempo que dota de antigüedad a la estructura". "Conservar esa huella del tiempo, haciéndolo partícipe de la historia y edad del retablo, dota a la arquitectura de cierto valor añadido", sopesan las conservadoras que denuncian que "en este caso no se han respetado estas señales realizando una reintegración que no permite diferenciar lo original de la intervención y que, además, se superpone a dorados primitivos en algunas zonas".

Ruiz de Lacanal y Niño Pérez también se percatan de una modificación en las cuatro columnas principales de la pieza. "En fotografías anteriores del retablo es claramente visible la no presencia de los motivos florales que ahora ocupan parte del jaspeado original", dicen. A su juicio, estos motivos han sido realizados "previamente con incisión de dudosa ejecución técnica" y tras estudiar el resto de motivos del retablo "parece observarse su no originalidad tratándose de una aportación artística realizada durante la intervención".

Otro cambio se localiza en el sagrario, una zona que en una intervención anterior ya había sufrido daños, pues contenía una tablilla "de alto valor" del pintor Alonso Cano que fue "perforada" al colocar la cerradura del sagrario. Este sagrario, de todas maneras, no era el original aunque tras la última obra "ha vuelto a cambiarse".

Ahora ese lugar lo ocupa un busto de Cristo, un relieve tallado y policromado aunque "del mismo estilo y motivos que el resto del conjunto retablístico". Por eso, las expertas opinan que "podría ser el elemento que originariamente ocupaba ese lugar" aunque "no por ello deja de tratarse de un cambio en la estética y composición de la arquitectura". Y es que, según las profesionales, estos cambios además de acarrear "numerosos problemas estructurales y modificaciones para adaptarlos a su nueva ubicación" conlleva "que en algunos casos desaparezcan ciertas obras como ha ocurrido en otros casos".

El informe técnico, disponible al completo en el blog rotasospatrimonio.blogspot.com.es, finaliza llamando la atención sobre el cambio en la ornamentación en paredes y techos de la propia capilla de Nuestra Señora de la O que ha sufrido "repintes y cambios de tonalidades", del blanco original al celeste actual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios