Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Cumpleaños en La Bella Escondida

  • El decorador Manuel Morales de Jodar, dueño del edificio, ofreció ayer una espectacular fiesta

En un emplazamiento sin igual, en la casa que corona la torre mirador que lleva por nombre el de La Bella Escondida, y rodeado de 500 invitados, celebró ayer en Cádiz su 50 cumpleaños el famoso decorador Manuel Morales de Jodar. Muchos nombres de conocidos personajes se barajaban entre la lista de amigos que acompañarían ayer a Morales. Nombres que el homenajeado prefirió reservarse en celoso cuidado de la intimidad de los que ayer quisieron acompañarle. A pesar del cuidado secreto si pudieron confirmarse algunas presencias a las que se vio asistir a la celebración como la de los diseñadores Victorio & Lucchino y el humorista Jorge Cadaval, de Los Morancos.

Con la intención de integrarse en la sociedad gaditana, como él mismo señaló, y queriendo ofrecer a sus invitados una gran fiesta, el dueño de La Bella Escondida organizó un evento en el que no faltó detalle. Desde la elección gastronómica, a cargo del catering de Pablo Grosso, a una completa agenda de actuaciones musicales. Entre ellas, las de Lola Reina, Mila Balsera y el pianista Álvaro González de la Piedra o el grupo sevillano Alboroto. Además, una exposición del pintor jerezano Cristóbal Donaire y un salón convertido en una espectacular discoteca con decoración a cargo de Jaime Mercant, Rafael Núñez y David Reinado. El broche de oro, la interpretación por vez primera de una composición musical creada para la ocasión y que lleva por título A La Bella Escondida.

Manuel Morales de Jodar adquirió La Bella Escondida en 2003. El objetivo, poner en valor el edificio y la torre "para que todos los gaditanos tengan la posibilidad de visitarla". Así lo explicó ayer y también habló de su intención de restaurar la torre. Un delicado trabajo que se ha visto retrasado por trabas en el proyecto de reforma del edificio. Al respecto el decorador señaló que para que empiece la restauración ahora tan sólo resta que se pronuncien las áreas de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz y la Consejería de Cultura. Además de la recuperación y apertura de la torre, Morales pretende convertir los salones del inmueble en espacios que podrán alquilarse para todo tipo de celebraciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios