CINE

Cuento de hadas en la India

  • Danny Boyle sorprende con 'Slumdog Millonaire', rodada en el país de Gandhi

Danny Boyle ha pasado de ser un cineasta considerado moderno a estar a las puertas del Oscar. Slumdog Millonaire -algo así como "perro callejero millonario"- le ha conseguido hasta la fecha cuatro Globos de Oro y el ser considerado el autor de una de las sorpresas más agradables del año, con su historia de cuento de un pobre que puede dejar de serlo en el marco de la convulsa India. Esto puede orientar la demasiado tambaleante carrera de Boyle. Este británico que dio el salto a la fama hacer trece años con Trainspotting -poniendo de paso a Ewan McGregor en el mapa- fue capaz de rodar clásicos de la ciencia ficción moderna como 28 días después y un film tan incomprendido como Millones. Pero también desperdició su talento rodando cosas como Sunshine o la débil La playa. Ahora, prestigiado por sus candidaturas, Danny Boyle puede abrir grandes perspectivas de futuro a sus próximos proyectos.

Curiosamente, el rodar Slumdog Millonaire no partió de él. Como en el Hollywood antiguo, fue una lectora de galeradas la que puso sobre la pista de esta historia. Se trataba de una novela de Vikas Swarup, que aún no se había publicado, pero la aplicada cazatalentos se lo contó a una productora del prestigioso Channel 4 británico. Se contactó con el guionista Simon Beaufoy que vio sus posibilidades, aunque en realidad el libro contaba de doce historias que hubo que condensar. Al escritor, en cuyos créditos se halla Full Monty, lo que le gustó fue su visión de la India como un mundo dickensiano, donde los pobres son muy pobres y la gente se busca la vida como en los tiempos de Oliver Twist. Tras esto entró Danny Boyle como director, que tuvo claro que no iba a ahorrar nada de lo más duro de la historia. Se empeñó y consiguió dar realismo a su trama, rodando en los barrios más miserables de Bombay, con riesgo a veces para el equipo. Como en las novelas de Dickens, lo sórdido y lo maravilloso se iban a dar la mano en Slumdog Millonaire. Esta estrategia impuso el rodaje con cámaras digitales, para dar más sensación de veracidad y para que fuese menos ostentoso el despliegue técnico.

Así, se montó como una producción independiente, aunque su éxito en diversos festivales y en los premios de la industria -atesora diez candidaturas a los Oscar- la ha convertido en un pequeño fenómeno. Y eso que Boyle no ha dudado en utilizar un reparto de actores hindúes desconocidos sin ninguna estrella. Al menos en Occidente, pues algunos de ellos pertenecen al firmamento de Bollywood, la factoría de cine hindú que ha hecho que el país asiático sea el más prolífico del mundo. La historia nos presenta a un joven de la calle que se ha presentado a la versión india del popular concurso globalizado ¿Quién quiere ser millonario? Se halla a las puertas de la última pregunta, que le puede otorgar 20 millones de rupias. Pero la policía le detiene por sospechoso de fraude, pues no creen que un chico sin estudios pueda saber tanto. Entonces el concursante les cuenta su vida, en la que ha tenido que sobrevivir a base de picaresca, y donde ha encontrado de forma sorprendente las respuestas a las preguntas que le han formulado en el concurso. Una fábula que tiene hasta sus números musicales "Made in Bollywood" y que se puede ver coronada el próximo 22 de febrero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios