"Crear otro tipo de vivienda resulta más viable tras la crisis"

  • Continuando el ciclo 'Europa', Josep Lluís Mateo habló el jueves en el Colegio de Arquitectos

A comienzos de los 90, el estudio de Josep Lluís Mateo desarrolló en la zona portuaria de Amsterdam un modelo de viviendas que introducía en el diseño neerlandés la relación con el exterior. "Las viviendas holandesas son mucho más cerradas, no tienen toda la tradición de los patios y de espacios exteriores privados -comenta el arquitecto-. Un concepto que nosotros decidimos incluir y que fue muy valorado y copiado luego".

La zona de la isla de Borneo -parecida a los recuperados docks londinenses- era un barrio nuevo de viviendas destinadas, sobre todo, a jóvenes, con un "punto experimental y novedoso": "Nuestras viviendas, además -continúa- estaban situadas en una posición muy especial, con vistas en todas las direcciones".

Mateo, doctor cum laude por la Universidad Politécnica de Catalunya, visitaba el pasado jueves el Colegio de Arquitectos de Cádiz dentro del ciclo Europa para hablar del enriquecimiento que supone desarrollar proyectos en territorios distintos al propio: "El intercambio resulta interesante de uno y otro lado -argumenta-. Te da energía y argumentos para crear".

Así, Josep Lluís Mateo -que se confiesa encantado con la arquitectura doméstica holandesa- afirma que hay "muchos elementos" que podríamos tomar de la "tradición centroeuropea". Una línea pionera, por ejemplo, en la planificación ecológica: "Aunque también hayan construido salvajemente, sus núcleos urbanos suelen ser pequeños y la naturaleza está muy presente. Más allá de cierto romanticismo sin sentido, disminuir el impacto ecológico es una cuestión que presenta retos y problemas a los que dar solución. Tal vez -reflexiona-, una de las cuestiones positivas de la crisis haya sido precisamente que nos dé la oportunidad de mejorar la calidad de nuestra relación con el entorno". Al arquitecto le gustaría, además, trasladar "una mentalidad más abierta a los que están metidos en este negocio": "No se puede proponer a los nuevos usuarios, por ejemplo, una casa con la misma planta de hace treinta años -comenta-. Ojalá se pudiera inocular cierta apertura creativa controlando el aspecto económico, algo que los holandeses hacen muy bien. Habría que entender que innovación no es sinónimo de ruina. Curiosamente, que otro tipo de vivienda es posible también parece más viable tras la crisis".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios