Cita en Sevilla del sector editorial

  • La capital andaluza acoge por primera vez el Congreso de Editores de España · El ministro de Cultura inaugura hoy este foro, que reunirá a 200 expertos

Sevilla se convierte, desde hoy y hasta el 21 de junio, en la capital española de la industria del libro. La Fundación Tres Culturas es la sede del 6º Congreso de Editores de España, que reunirá en el pabellón Hassan II a más de 200 especialistas del sector. Figuras como Manuel Pimentel (editor de Almuzara), Beatriz de Moura (directora literaria del sello Tusquets), o el director de ventas de Amazon.com, Nick Loeffler, participan en este foro, que sucede al celebrado en Santiago de Compostela hace cuatro años y será el más numeroso hasta la fecha.

La heterogeneidad de los protagonistas guarda relación con los distintos desafíos que se debatirán, como los problemas de la distribución, la equiparación del editor al productor cinematográfico en cuanto a sujeto de derechos de creación y la industria cultural como actividad económica. El escritor José Manuel Caballero Bonald, invitado especial al encuentro, pronunciará la conferencia de clausura el día 21, antes de la lectura de las conclusiones.

A todo ello se refirió en la presentación de estas jornadas de trabajo el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Jordi Úbeda, que estuvo acompañado por Antonio María Ávila, director ejecutivo de la FGEE, María Luis Amores, presidenta de la Asociación de Editores de Andalucía (AEA) y Darío Miramón, coordinador general de la Fundación Tres Culturas.

Úbeda subrayó que, entre los asuntos que acucian al sector editorial, figuran "los problemas de la distribución a través de los canales tradicionales pero también la situación derivada de la irrupción de las nuevas tecnologías".

Por su parte, Ávila avanzó que la Federación mostrará en Sevilla su rechazo a que la gratuidad de los libros de texto se base en el préstamo, por considerarlo antipedagógico y asociado a los malos resultados escolares.

El préstamo, en su opinión, no es pedagógico porque "el niño debe usar el libro, subrayarlo y estropearlo; el alumno debe ser propietario del libro, llevárselo y usarlo", señaló Ávila, quien achacó a esa práctica el éxito escolar de Finlandia, mientras que Francia, país pionero en el préstamo, lo está abandonando poco a poco.

Otros efectos negativos de la gratuidad mediante el préstamo -"aunque la gratuidad como tal no existe porque los libros de texto se pagan con los impuestos del contribuyente", apuntó Ávila- es que mientras la industria editorial es competitiva en España, con no menos de cuarenta sellos dedicados al libro de texto, en Francia esa actividad se ha visto reducida prácticamente a uno, casi en régimen de monopolio, explicó.

Otra demanda será el reconocimiento de la labor creativa del editor, en el sentido de que se equipare, en cuanto a derechos de creación, a los productores de música y de cine, como prevé la Ley de Propiedad Intelectual, que sin embargo no los contempla para los editores.

Este reconocimiento "propiciaría la edición en nuevos soportes tecnológicos y auparía la competitividad de las editoriales", una industria que participa con gran peso en las exportaciones, detallaron ambos representantes.

También se tratarán en Sevilla la caída de las ventas del libro científico-técnico, los obstáculos de la bibliodiversidad lingüística en España o el papel de las bibliotecas como servicio público y circuito comercial.

El acto inaugural se celebrará en los Reales Alcázares y contará con la participación, entre otras personalidades, del presidente andaluz Manuel Chaves y del ministro de Cultura, César Antonio Molina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios