Circo (del Sol) digital

EEUU, 2012, Animación infantil. Dirección: Eric Darnell, Tom McGrath, Conrad Vernon. Guión: Noah Baumbach y Eric Darnell. Con las voces originales de: Ben Stiller, Chris Rock, Jessica Chastais, Frances McDormand, Bryan Cranston y David Schwimmer. Música: Hans Zimmer. Cines: El Centro, Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Ábaco San Fernando, Las Salinas, Victoria, Al Andalus, Yelmo, Abaco Jerez, Multicines Jerez, Cinesa Los Barrios.

Esta tercera entrega de su franquicia de animación, Dreamworks apuesta desaforadamente por un circense más difícil todavía en lo que se refiere a las posibilidades cinéticas de lo digital sometido a un movimiento multidireccional y perpetuo. Tanto que se diría que no hay respiro posible para apreciar los guiños, citas, homenajes, chistes más o menos privados y matices del guión que despacha un Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn, Greenberg) aparentemente alejado de su universo autorial indie aunque se trate de su segunda incursión en la animación tras Fantastic Mr. Fox.

Delineada a partir de un clásico trayecto homérico de regreso al hogar (el zoo de Nueva York) y de la exaltación felliniana del mundo del circo (un circo, por desgracia, más parecido al Cirque du Soleil que a su modelo clásico) como modo de vida para la habitual manada del león Alex, la jirafa Melman, la hipopótamo Gloria, la cebra Marty, el aye-aye Maurice y los pingüinos y monos que actúan como contrapunto cómico, Madagascar: De marcha por Europa visita una Europa multicolor hecha de tópicos culturales en la que cada parada, cada ciudad (Montecarlo, Roma, Londres), cada trayecto, cada huída inverosímil y cada nuevo grupo zoológico con acento (el tigre ruso Vitaly, la jaguar Gia, el león marino Stefano) encontrados por el camino justifican esa nueva entente romántica y solidaria que hubiera hecho las delicias de un United Colors of Benetton del mundo animal.

Propulsada por un ritmo endiablado, un efectivo sentido de la elipsis y una elasticidad visual sin precedentes en escenas de acción paródica que desafían a la memoria (también a la sonora en su modo jukebox) y el parpadeo, brillante en el hallazgo de la comisaria Chantel BuBouis como perfecta mala de función con la voz original de la siempre estimulante Frances McDormand, la cinta integra tal cantidad de detalles e información entre piruetas que puede resultar agotador pretender retenerlos todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios