Charo Cruz, flamenco al natural

  • La coreógrafa y docente levanta un centro de creación en el entorno de la Muela de Vejer con el nombre de Estudios Silvestre · El próximo fin de semana se podrá ver el resultado de uno de sus proyectos

Comentarios 1

No es la primera vez que Charo Cruz emprende una aventura. No es la primera vez que sopesa, calcula, tantea y se lanza. Porque vence la intuición. "Y las ganas, la ilusión", dice. La coreógrafa y una de las docentes más reputadas que ha dado la ciudad de Cádiz juega de nuevo con su destino y se vuelve a poner a prueba con un nuevo proyecto. Después de 15 años ofreciendo lo mejor de sí misma y de su baile con la academia Cibayi -que creó tras tomar la decisión de apartarse de los escenarios como bailaora, su primera gran apuesta- Cruz se muda al entorno de La Muela, en Vejer, y levanta un centro de creación donde el flamenco, y distintas artes escénicas, se respiran al natural.

"Con Cibayi, primero en La Perla y luego en las Bóvedas de San Carlos, he pasado por una de las etapas más importantes de mi vida. Con ellos, me quedo con ellos. Con todos los bailaores, con toda la gente, que ha pasado por la escuela... Ha sido precioso... Aunque también he sufrido mucho... Pero ahora tocaba empezar otra cosa, algo que me apetecía mucho hacer". Charo Cruz, que se dedica a la formación profesional de bailaores desde 1994, habla con la emoción titilando en los ojos, con la nostalgia por lo que deja atrás y la ilusión, con lo que ve por delante, imbricadas en su manera de hablar del pasado y del futuro.

Así, después de casi un año de dar carpetazo a la escuela de las bóvedas, este verano comenzó la andadura de un centro de creación en el que se puede dedicar "a la enseñanza en profundidad, bloques más específicos", que es lo que la atrae en este momento. Así surge Estudios Silvestre, un nombre con doble hoja. "Mi apellido real es Silvestre y, por otro lado, quería hacer referencia al entorno natural que rodea al centro, una verdadera gozada", asegura.

Los 126 metros de Estudios Silvestre se localizan en el entorno rural de la Finca de los Naranjos, en el carril de los Marchantes. Una sala de 14 x 8 metros diáfanos invita a la creación, a conjurar a las musas, al dejarse llevar sin más. "La creadora Olga Pericet, que ha estado trabajando durante quince días en el centro me contaba lo bien que había trabajado en un medio así, en pleno contacto con la naturaleza", asevera la profesora que también integra en su estudio una cocina-comedor, vestuarios con baño completo, sala de estar (con televisión, DVD, cámara de vídeo, ordenador e internet) y "el proyecto, aún en construcción de alojamiento silvestre, lo llamo, para que los creadores se puedan quedar aquí en un futuro", relata.

Y es que la intención de este centro se ramifica en varios objetivos. Por un lado Estudios Silvestre es una escuela rural pensada para la organización de talleres intensivos de artes escénicas. "Ya tengo la experiencia de formación continuada así que ahora quería probar con talleres donde incidir más profundamente en algún aspecto del flamenco y, también, invitar a profesores de otras ramas de las artes escénicas para que impartan aquí sus cursos, así ya hay propuesta de música, de teatro y de actividades de retiro y de relajación", explica.

Por otro lado, también es un espacio de creación disponible a los diferentes artistas que pueden alquilar las instalaciones para preparar sus propias producciones, como ya ha ocurrido con Olga Pericet.

"Pero como esta propuesta va dirigida tanto a profesionales como a un público aficionado, también ofertamos una serie de cursos para diferentes niveles", cuenta la profesora que está "muy contenta" con un grupo de mujeres "procedentes del entorno de La Janda" que se acercan por primera vez al flamenco. "También hemos tenido este verano a un grupo de chicas alemanas y otro procedente de Polonia y ha funcionado muy bien". Así, la primera experiencia corresponde a los cursos intensivos abiertos, mientras que la segunda se enmarcaría en los cursos intensivos en grupo.

"También hemos montado una cosa muy graciosa que es una clase de cambalache. Gente que a lo mejor no se puede pagar las clases y lo que hacemos es que me ofrecen diferentes cosas. Así que ya tengo masajes, peluquería... Eso se encanta a mí", ríe la artista.

Pero si hay un proyecto que tiene a Charo especialmente motivada es su trabajo con un grupo de chicas procedentes también del entorno de la Janda. Con ellas está creando la experiencia Flamenkando. "Es un taller-espectáculo formado por algunas profesoras de la zona y chicas que se están encaminando a ser profesionales. En total son quince. Se trata de, siendo consciente de que la cosa está muy difícil para crear espectáculos, me decidí a hacer un programa para autofinanciar el montaje. Así que presenté al Ayuntamiento de Vejer una propuesta en la que pedí la cesión de la sala de teatro con el objetivo de presentar trimestralmente en esta sala lo que trabajamos en el curso. Ponemos un precio de entrada módico y así, poco a poco, vamos financiado el curso y el espectáculo final, que se presentará íntegro en junio, también podría girarse por otros teatros", explica Charo sobre un curso que tiene 40 horas de trabajo con más de doce horas de ensayos con músicos. Además contará con artistas invitados.

Así, este próximo fin de semana, los días 10 (a las nueve de la noche) y 11 de diciembre (a las siete de la tarde), en el teatro San Francisco, se podrán ver las tres primeras coreografías del proyecto con una entrada al precio de 10 euros. "Vendrán como artistas invitados una zambomba de Jerez y Mawi Mateo", anima la profesora que vuelve a lanzarse, con cabeza y talento, detrás de sus sueños.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios