Cela Conde dice que su padre ha desaparecido del ambiente literario

  • El hijo del escritor gallego fallecido hace 10 años lamenta la ausencia de grandes reediciones de su obra, mientras Marina Castaño ve imposible que caiga en el olvido

Diez años después de la muerte de Camilo José Cela, uno de los genios de la literatura del siglo XX, su único hijo, Camilo José Cela Conde, considera "tremendo reconocer" que su padre "ha desaparecido de los ambientes literarios" y supone que "la faceta más mundana" del Premio Nobel "le está pasando factura".

"Pero el verdadero Cela no es el marqués. Es el vagabundo que escribió Viaje a la Alcarria y dos o tres de las novelas más importantes del siglo XX", asegura Cela Conde en una entrevista con Efe con motivo del aniversario de la muerte del novelista, un hombre de letras integral y un trabajador infatigable: "El que resiste gana", era su lema.

Cela falleció el 17 de enero de 2002, y aquel día la sociedad española y los medios de comunicación de numerosos países se volcaron en ensalzar la trayectoria de quien no paró de abrir nuevos caminos a la literatura desde que en 1942 publicó La familia de Pascual Duarte, la novela española más traducida tras El Quijote.

Pero, como sucede con tantos otros grandes creadores tras su muerte, poco a poco se dejó de hablar del "malabarista de la palabra" (así lo definió Víctor García de la Concha) que había sido Cela, y quizá no se esté reeditando lo suficiente su obra, una de las más deslumbrantes e influyentes del siglo XX.

Austral comenzó hace algo más de un año a recuperar la obra de Cela y, de hecho, en febrero publicará Mrs. Caldwell habla con su hijo, pero como subraya Cela Conde, es "difícil de explicar", por ejemplo, cómo no se ha hecho "una edición crítica de los cuentos carpetovetónicos y de los viajes por España".

Frente al pesar del hijo de Cela, Marina Castaño, viuda del escritor, cree "imposible" que se pueda olvidar la figura del novelista porque "además de ser una de las más influyentes del siglo XX, su genialidad permanecerá a lo largo de los años", dice a Efe. "Mi marido perteneció ya en vida al Olimpo de los clásicos. Se sigue reeditando y traduciendo, incluso a lenguas lejanas. La última, al albanés", afirma Castaño, segunda esposa del Nobel y presidenta de la Fundación Camilo José Cela, que va a ser gestionada por la Xunta gallega.

Cela Conde, hijo del primer matrimonio del novelista, tiene muy claro que su padre "fue uno de los grandes escritores del siglo XX". "Pero era, además, mi padre. Desde muy niño mi madre me hizo entender que el oficio de escritor estaba por encima de la paternidad. Eso puede parecer tremendo pero hay que verlo en perspectiva. Gracias a ese oficio, tuve una infancia y adolescencia privilegiadas que me permitieron codearme con personajes de la élite de la literatura", comenta Cela Conde, antropólogo y escritor. "Por poner un ejemplo, la primera trenca que tuve se la había dejado en nuestra casa el poeta Roy Campbell. Y, también, Pepe Caballero Bonald intentaba hasta enseñarme modales cuando yo era un niño", añade.

El autor de La colmena solía proyectar en público una imagen de hombre provocador. "A mi padre le encantaba mostrarse como un ogro que se desayuna con niños crudos. Luego, en familia, era una persona afable, amigo de sus amigos, enemigo de sus enemigos; vamos, como todos", rememora Cela Conde.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios