Cecilio Chaves alcanza la cumbre artística y abstracta de sus alturas

  • El pintor gaditano expone en la Galería Benot la muestra 'Entre azoteas', integrada por 18 pinturas y cuatro estampas digitales, con las que se introduce en el formato vertical y nuevos momentos del día

Comentarios 1

Tantos años sobrevolando las azoteas de Cádiz dan para mucho. No solo para perderse en nuevos recovecos a los que desprender de luz y color. Sino para atrincherarse en ellos y alcanzar la cumbre artística de estas alturas. Así concibe Cecilio Chaves el trabajo que acaba de inaugurar en la Galería Benot, Entre Azoteas, manufacturado "de forma premeditada" para ocupar las paredes de este santuario expositivo de su obra que regenta Rafael Benot.

Un total de 18 cuadros y cuatro estampas digitales integran esta muestra, con la que Chaves traspasa nuevas fronteras. La de la luz y el formato, en un firme pulso hacia la abstracción. Una luz que "deja de abarcar todo el cuadro, como hacía antes, y que se ciñe a cuatro toques con los que ya defino el cuadro", explica del nuevo giro que atraviesa sus creaciones.

Sus obras se meten así en el alba y las puestas de sol, ofreciendo de este modo una luz muy diferente a la que acostumbraba, hasta colmar la pieza de otro tipo de sombras y nuevos reflejos. Como él mismo explica, representa en estos cuadros "el sol deslumbrante y delicado". El que se escapa del horizonte dejando una tenue marca en sus edificios en forma de líneas de luz cálido, y el que salta hacia la azoteas y se impregna en sus muros blancos, reflejando una luz casi imposible de mirar.

El otro reto que se ha marcado es el escenario exclusivamente vertical en que se extienden sus azoteas. "Todas las obras que he traído esta vez son verticales, descubriendo nuevas y más complicadas composiciones". Porque al carecer de una vista panorámica Chaves tiene que jugar con los planos y cortes, que vuelve a resolver con un nuevo golpe de pecho: la abstracción.

"A veces necesitas afrontar la visión de otra forma y por eso he decidido dar un paso más". Un nuevo paso al frente en este camino de investigación que se abre entre las ropa tendida, antenas, pretiles rojizos y recuerdos rescatados de la niñez.

En este nuevo vínculo que establece con el arte abstracto, con el que viene coqueteando desde hace algún tiempo, se reconoce el total conocimiento y destreza técnica de estos espacios. Por eso afirma que "hay zonas que parten de la imaginación y para las que ya no necesito referencias. Me limito a crear, pintar y disfrutar". Es aquí donde se demuestra la madurez artística de Cecilio Chaves, quien afirma que acaba de firmar "la mejor exposición que he hecho hasta ahora".

Entre otros aspectos novedosos de sus cuadros también se erige la nueva línea de horizonte que fija en cada pieza. "Una línea muy fina, a veces casi anecdótica, que sitúo más arriba que de lo normal, otorgándole menos protagonismo al cielo -como hacía hasta ahora- y más a los espacios arquitectónicos". Por eso llena sus cuadros de numerosos rincones fieles o inventados de nuestras azoteas, en las que el pintor ha pasado gran parte de su vida personal -entre juegos de la infancia-, y profesional, avanzando hacia nuevos y cada vez más depurados estadios de su obra.

Cecilio Chaves ya adelantó parte de su nueva producción en la muestra que desde hace unas semanas se expone al aire libre en las paredes del Mercado de Abastos. Una exposición con la que por primera vez sale a la calle para enfrentarse al público de a pie. El que va a buscarlo expresamente, y el que se topa en su camino con estos fragmentos de altura. Las incondicionales alturas de un Cecilio Chaves más libre y arriesgado. Más creativo y fresco. Un Chaves que alcanza la cumbre artística con esta nueva exposición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios