Canteca de Macao presenta su cuarto disco, 'Nunca es tarde', en la sala Supersonic

  • El grupo propone un nuevo viaje a las entrañas del mestizaje a partir de las 22.30 horas

Canteca de Macao constituye una tentativa de universalidad, una concepción transversal de la música como producto intercultural que no reconoce límites físicos o espirituales. O, al menos, eso es lo que uno entiende a partir de la lectura de la vida y milagros de la populosa banda.

Empezaron a la aventura, recorriéndose las calles de Madrid hace ya casi una década. Un poco de ska por aquí, otro poco de reggae por allá y un mucho de ecos latinos salseros y flamencos dándole cohesión al experimento.

Y el invento funcionó, como lo demuestra el hecho de que tras sacar su primer trabajo las multinacionales corriesen desbocadas a proponerles un buen negocio, tratando de respetar su carácter multicultural y rotundamente abierto.

Ahora bien, después de pulir su directo por toda España y parte de Europa, Canteca de Macao auto-produce su último trabajo Nunca es tarde, estrenando de paso formación y subrayando su espíritu anti-comercial: sus discos se pueden descargar gratuitamente de su página web, apuntando así a la nueva filosofía industrial (o anti-industrial) que también se halla presente en la obra de autores como Pony Bravo, Fiera o el mismísimo Nacho Vegas.

¿Adónde les ha conducido este viaje? A una colección de temas que oscilan con entusiasmo entre la cumbia, el jazz, el rock o el flamenco; a un disco que constituye el fruto de la producción desinteresada (crowdfunding, que lo llaman) de sus propios fans (650 micro-productores), que han sufragado los costes del disco aportando 23.255 euros.

Nunca es tarde ha contado con la colaboración de Tomasito, Rubén García o el gran Shangó Dely.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios