La Berlinale se empapa del dolor y el cinismo de la guerra de Irak

  • El actor Woody Harrelson entra en competición con la impactante 'The Messenger'

El actor Woody Harrelson transmitió ayer a la Berlinale todo el dolor y el cinismo de la guerra de Irak con su papel de encargado de comunicar a las familias la muerte de cada soldado de EEUU, en The Messenger, hasta ahora la película más impactante a competición en este festival.

"Pretendo explicar las terribles consecuencias de la guerra sobre las personas, un dolor que es universal, más allá de ésta u otra guerra", dijo su director, el debutante Oren Moverman, acompañado por Harrelson y Oven Foster.

"No se trata sólo de los soldados de Irak, son los de todas las guerras y es un dolor universal, ante el que no podemos más que sentir respeto y compasión", dijo Harrelson, que ante la prensa se desprendió de la piel de curtido oficial que enseña a un primerizo "el peor oficio del ejército", para mostrarse humano y pacifista.

Compartió jornada con The Messenger la segunda película alemana a competición, Alle Anderen, un ejercicio sustentado prácticamente en dos únicos personajes, interpretados por Lars Eidinger y Birgit Minichmayr. Lo que refleja es una especie de crisis preventiva de pareja. Es decir, la crisis persistente en unas vacaciones en Cerdeña entre dos personas empeñadas en ser novios, aunque no encajan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios