Benítez Ariza presenta esta semana la obra ganadora del Unicaja de Poesía

  • 'Panorama y perfil' se hizo con la XXVIII edición del galardón y ha sido editado por la jerezana 'Canto y cuento' El poemario es una invitación a "el aprendizaje de la mirada"

Como suele ocurrir en sus textos, y como se sospecha tras su lectura, Panorama y perfil es una obra que ha sido "madurada" durante largo tiempo, aunque su escritura no haya llevado "más de un año de elaboración", comenta José Manuel Benítez Ariza.

"Mis ritmos son así -explica el escritor-. Con los poemas, sabes que tienes ganas de escribir algo, sabes hacia dónde vas, pero tardas en encontrar el tono y entonces, de repente, salen uno o dos poemas y ya van saliendo todos. Por eso, entre mis distintos poemarios hay un periodo de cinco o seis años. Pero quien lea mi blog en Internet verá que, a lo largo de ese tiempo,es posible ir encontrando iridiscencias de lo que haré luego".

"Mi último poemario, Diario de Benaocaz -prosigue Benítez Ariza- se publicó en 2010, aunque lo había terminado dos o tres años antes. Cuando ya ven la luz los poemas, una vez han cuajado, ya son algo casi ajeno a ti, no puedes volver a ellos, y ves que quizá nunca han sido cosa tuya, sino que pre-existían. Pero como les precede un periodo de búsqueda, sabes que la búsqueda sigue ahí, sabes adonde querías llegar".

Panorama y perfil -que el autor presenta mañana en la Fundación Caballero Bonald y el próximo martes en la sede de la APC- es también la obra con la que José Manuel Benítez Ariza obtuvo el XXVIII Premio Unicaja de Poesía. El título es el único que había quedado, hasta el momento, en un limbo editorial, pues el sello que habitualmente colaboraba en la publicación de los poemarios ganadores del Unicaja (Visor), dejó de hacerlo precisamente en esa edición. A partir de esta convocatoria, el galardón será editado por Pre-textos, pero Panorama y perfil verá la luz gracias a una editorial independiente como es la jerezana Canto y que la edita dentro de su colección DKV de poesía: "Canto y cuento es un proyecto que un poeta y creo que ha caído en buenas manos", apunta Benítez Ariza.

La naturaleza, protagonista de la última producción poética de Benítez Ariza, sigue estando presente en la primera parte de este poemario: 'Cuaderno de campo' remite, de hecho, a sus anteriores entregas (Cuaderno de Zahara, Diario de Benaocaz...). Sin embargo, Panorama y perfil recupera el elemento urbano, que estaba presente en los primeros títulos del escritor y que había dejado de lado.

Se podría decir que el entorno como aprendizaje y generador de la sensibilidad es el pulso sobre el que se mueve este último trabajo: "Los románticos creían en la imaginación como capacidad de ver por encima de coordenadas racionales que limitan la mente humana -explica José Manuel Benítez Ariza-. En este sentido, creo que Panorama y perfil es una invitación a ir con los abiertos por la vida, sin prejuicios... En el poemario existe un predominio claro de la visión, de la imagen y del aprendizaje del mirar".

Los románticos han estado, de hecho, muy presentes durante los últimos años en la vida de Benítez Ariza: "Esas lecturas tan intensas han influido en mi propia percepción de la realidad, y por supuesto en la manera de escribir", indica.

Al fin, exterior e interior terminan siendo realidades especulares: "Uno mira hacia afuera con la esperanza de mirar hacia dentro - dice el autor-. El paseante mira hacia afuera y entonces llega a encontrarse. De alguna manera, se va conformando una especie de autobiografía; resulta, además, una sorpresa aplicable a la observación del propio objeto poético. Un aprendizaje al que llegamos a través de la propia mirada".

"La lectura intensa -continúa el escritor- resulta una experiencia decisiva tanto en lo visible como en lo invisible, aunque en mi caso no haya cambiado la manera de concebir el discurso poético. La visión comprensiva, completa, o al menos el intento de su puesta en práctica, es una manera de hacernos entender la realidad, y creo que hay una esperanza asequible en poder enseñar a mirar mejor".

"Por ir más allá en tratar de comprender la realidad, los poetas románticos sacrificaron sus vidas muchas veces en favor de esa percepción -prosigue Benítez Ariza-. Ahí tenemos una enseñanza moral. La propia Revolución Francesa podría definirse como un acto romántico, hasta en la manera de ver revoluciones sociales, políticas y demás. Es posible conocer la vida humana a través de esa visión, de una visión que vaya más allá de lo evidente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios