Bailar al ritmo que marca Barbate en su Cabo de Plata

  • Miles de jóvenes disfrutan del inicio de un festival con algunos problemas de aparcamiento

Calor, mucho calor. Y ganas, muchas ganas, de bailar. Ayer se daba el pistoletazo de salida de la primera edición del festival Cabo de Plata y su controvertida zona de acampada, copada hasta los topes de jóvenes que, eso sí, le echaron valor a las altas temperaturas y a los férreos controles que había que superar antes de poder alcanzar la zona de escenarios donde les esperaban sus músicos favoritos. Como es natural, más favoritos, más esperados, cuanto más avanzaba la tarde-noche.

Quizás, el pero de algunos de los festivaleros que desembarcaron ayer en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate, donde se celebra el encuentro musical, fue la "algo caótica" entrada debido a los "problemas del aparcamiento". Así, algunos jóvenes indican que aunque sabían de que había zonas habilitadas para parking, "los jóvenes con chaleco amarillo que colocaron para agilizar el tráfico no nos pudieron informar de dónde estaban situadas esas zonas", explican.

La zona que sí encontraron rápidamente los asistentes fue la de los conciertos aunque, previamante, tuvieron que someterse al registro en uno de los dos controles habilitados por la organización con la intención de que la fiesta se celebrase con la mayor seguridad posible.

Sobre las siete de la tarde, el músico Mario Díaz reunía ya a una buena legión de festivaleros a los que les esperaba una jornada maratoniana en los tres escenarios por los que desfilaron Green Valley, Canteca de Macao, La Pulquería, Mellow Mood, Rozalén, Boikot, Tote King con Shotta & Dj Nexxa, O`Funk`illo y Morodo, entre otros artistas previstos en el cartel del primer día.

Hoy sigue la fiesta desde las tres de la tarde y hasta casi cumplirse el día con las atractivas propuestas de Tomasito, Mártires del Compás, Rayden, Miguel Campello y SFDK, entre otros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios