CINE

Aventuras prehistóricas

  • Roland Emmerich consigue estrenar '10.000', su epopeya ambientada en los tiempos de los rebaños de mamuts y que fantasea con el primer héroe

Si la pasada primavera fue una película con un número en el título, 300, la que se convirtió en la más exitosa de la estación de las flores, otra cantidad, 10.000, aspira a hacer lo propio en 2008. Sólo que ahora retrocedemos en el tiempo, pasando de la Grecia clásica a la Prehistoria. Si bien no demasiado ortodoxa, al tener ribetes del género de la Fantasía Heroíca. No hay dinosaurios como en aquellos entrañables clásicos de la Hammer, como Hace un millón de años, pero sí animales que convivieron con los primeros hombres, caso de los mamuts y de los tigres dientes de sable. Pero la principal bestia es ya el propio ser humano. En realidad, 10.000, número que hace referencia al año antes de Cristo donde se supone transcurre la acción, es una fantasía sobre el nacimiento del primer héroe.

La idea parte de Roland Emmerich, el cineasta germano que se fue a Hollywood a militar en el sector más aparatoso de la industria. Es responsable de filmes como Independence Day, Stargate o la más reciente El día de mañana. El director ironiza sobre que si esta cinta hablaba de un probable fin de la humanidad, ahora hace una película sobre su origen. La idea le vino hace bastantes años, y la sacó de las teorías que hablaba de que las pirámides y otros monumentos son restos de una civilización superior que desapareció. Quiso hacer 10.000 después de su versión de Godzilla, recientemente rehecha en forma de arte y ensayo por J.J. Abrams en Monstruoso, pero el estado de los efectos especiales lo impidió.

Su gran problema eran los rebaños de mamuts que pueblan la trama, para lo que quería el máximo realismo y por ello lo dejó correr hasta que se pudo conseguir la total credibilidad. Lo malo es que tanto retraso provocó que de algún modo Mel Gibson se le adelantara con la epopeya maya Apocalypto, con la que ha sido comparada. Pero estaba claro que Emmerich quería un film de aventuras sin complicarse la vida con detalles antropológicos como recuperar lenguas antiguas. Sus personajes hablan inglés en la versión original y en castellano en el doblaje.

Emmerich rodó 10.000 en Namibia y en el plató natural que descubrió al mundo Peter Jackson, Nueva Zelanda. Pero los efectos especiales retrasaron el rodaje un año, al tener que ser retocados todos los planos. Una pareja de ilustres desconocidos la protagoniza, aunque la chica, Camilla Belle, es la que prefirió un café expresso a George Clooney en un anuncio reciente. El protagonista es Steven Strait. Él es un joven cazador de mamuts cuya habilidad lo ha convertido en un miembro distinguido de su tribu. Se enamora de una chica que vive en una remota aldea de la montaña, pero una banda de guerreros la saquean y la secuestran. Sin renunciar a su felicidad, su amado forma un grupo de selectos cazadores y todos juntos van en búsqueda de la chica y de sus captores. Es el inicio de un épico viaje que les lleva a enfrentarse a muchos peligros, como los tigres dientes de sable, y que tiene un insólito desenlace, al acabar llegando en su peregrinar a una civilización perdida. Allí descubren a un pueblo sojuzgado por una casta de sacerdotes que han impuesto un brutal dios vengador. Contra ellos luchan, en lo que acabará significando el nacimiento del primer héroe de la humanidad, que no es otro que el enamorado joven protagonista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios