Audiolibros, otra forma de leer

  • Sonolibro impulsa una iniciativa pionera en España que ya cuenta que miles de adeptos en países europeos y americanos

Las estadísticas sobre los hábitos de lectura en España no llegan a la media europea, a pesar de que nuestro país sigue en todo lo alto de la tabla en cuanto a la producción de títulos al año. ¿Cuál sería la reacción del ciudadano ante la posibilidad de acceder a través de la red a que te lean cuentos, relatos breves, ensayos , poesías o novelas? La iniciativa empresarial no sería precisamente novedosa si para ello abarcamos países como Inglaterra, Estados Unidos o Francia, donde la compra de audiolibros es cada vez más frecuente. Es el complemento perfecto, según aquellos que lo han probado, para hacerse acompañar en los momentos de ocio, de relax o cuando queremos iniciar a los más pequeños en el apasionante mundo de los cuentos.

La ficción ya no sólo entra por el sentido de la vista sino que lo sustituye por el del oído, que ofrece una nueva dimensión a lo que los grandes escritos de ahora y de siempre nos han querido transmitir a través de sus obras.

En España apenas hay empresas de este tipo, aunque el mercado americano de habla hispana se viene mostrando últimamente muy prolífico.

Las primeras iniciativas que se están tomando en este sentido en nuestro país están tomando cuerpo en Fuengirola, donde ya se ha activado esta experiencia pionera, en la descarga de audiolibros directamente del ordenador al usuario y a través de la web www.sonolibro.com.

Alejandro Khan es el impulsor y representante de esta iniciativa que ya no flota en el mundo de las ideas y de los sueños sino que es una palpable realidad, el de crear un complemento a la lectura habitual que tiene su propio encanto y que se abre a los lectores hechos y potenciales como una nueva vía de exploración y formación cultural.

"Para nosotros, como amantes de la lectura, es muy difícil considerar la posibilidad de encontrar sustitutos absolutos al libro tradicional", confiesa Khan. "No hay mayor placer que el de poder hojear un libro, sentado cómodamente o incómodamente, el olor del papel nuevo o viejo". Esta percepción del contacto físico con el libro no tiene alternativa, "igual que pienso que el aparatito ut supra no sustituirá a los libros, creo que nuestros audiolibros tampoco serán un sustituto de los mismos". Sin embargo, con los audiolibros "la tecnología actual nos ofrece la posibilidad de hacer más llevaderos los momentos de soledad, elegida o no, los momentos de actividad rutinaria o automática, esos atascos de tráfico, momentos de deporte, de reláx... escuchando el audiolibro que nos guste".

Entre los no pocos condicionantes que se presentan a la hora de abordar esta aventura destaca la selección de las obras. Para empezar se han elegido relatos cortos, que exige un coste de producción de 30 a 60 minutos, muy lejos de las novelas completas que exigen de seis a veinte horas de duración.

En la página web mencionada ya se ofrecen relatos cortos de Charles Dickens, Edgar Wallace o Edgar Allan Poe, por mencionar sólo a algunos.

Desde sonolibro se cree firmemente que esta novedosa modalidad de acceso a la lectura puede ser un arma eficaz para combatir el absentismo lector, por lo que se quiere facilitar el acceso a las grandes obras clásicas con la selección de 100 obras maestras de la literatura universal en formato abreviado, "cuando la gente comience a conocer a los clásicos, poco a poco se irán enamorando". Alejandro Khan está convencido que a través de los audiolibros se pueda conseguir que ciertos sectores de la población pasen de no leer ni un libro a interesarse por los libros cuyos audiolibros hayan escuchado, "creemos que quien haya conocido a los héroes y heroínas de la literatura universal en versión abreviada va a querer conocerlos en su entorno natural".

En estos momentos sonolibro se encuentra en periodo de rodaje, aunque caminar ya camina, "no descartamos de hecho la distribución física de los audiolibros en CD y tenemos la intención de hacer un podcast gratuito en uno de los portales digitales por excelencia como es iTunes". "Además -añade-, nuestros planes pasan por ofrecer libros de texto, aquellos que nuestros estudiantes tienen que leer y que podemos hacer más llevaderos y abrir en la página un apartado para autores noveles, para intentar ayudarles en el lanzamiento de su obra".

Khan no descarta que las obras pasen a dominio público, "aunque después de que se hayan producido un número determinado de descargas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios