Artistas de la provincia que confirman su paso adelante

  • Encarna Anillo, David Palomar, Marco Flores y José Manuel León, entre los jóvenes más destacados

Además de los jerezanos, el resto de la provincia contó en este Festival con una representación de artistas que han confirmado con sus actuaciones las expectativas que vienen despertando en los últimos tiempos. Es el particular paso adelante de habituales cantaores de atrás como Encarna Anillo o David Palomar, que han brillado en el alante en esta ocasión; del bailaor arcense Marco Flores, que bailó solo en la Sala Compañía; o del guitarrista algecireño José Manuel León, que hizo lo propio en las tardes del Palacio de Villavicencio.

En los casos de Marco y Palomar no se puede decir que se hayan constituido en revelación, aunque sus nombres estuvieron entre los votados para el premio que con tal denominación se ha creado este año. Los dos vienen de alzarse ganadores en el Concurso Nacional de Córdoba del pasado año y con sus actuaciones no hicieron otra cosa que confirmarse ante aquellos que aún no habían tenido la ocasión de comprobar su arte y valía. Marco Flores bailó en la madrugada muy bien acompañado por la guitarrista de la portuense Antonio Jiménez y el cante, entre otros, del gaditano Miguel Rosendo. Actuó con fiebre, afectado de una amigdalitis que tornó en fuerza y presencia sobre el pequeño escenario. Sobrio en el martinete y brillante en el baile de las alegrías, el de Arcos siempre supo conectar -y, lo que es más importante, transmitir- con el público que abarrotó la sala. También completó el aforo David Palomar, quien supo enganchar con el público desde el principio, cuando irrumpió por entre la estrecha fila de asientos haciendo unos pregones que remataría en fandangos. Hay que recordar que las actuaciones que se ofrecen en el ciclo "Los conciertos de Palacio" se ofrecen al natural, sin amplificación alguna, un mérito añadido que, en su caso, sólo hizo añadir mayor cercanía y calidez a una breve actuación que completó, entre otros, con las alegrías, el cante por soleá -dedicada a los desaparecidos Gaspar de Utrera y José Millán- y las bulerías finales en las que hubo de ofrecer un bis. Acompañado por ese tocaor siempre sorprendente que es el sevillano Rafael Rodríguez, el gaditano derrochó dominio de las tablas además de buen cante.

Encarna Anillo, como ya se informó en esta misma sección, presento su disco Barcas de Plata en un concierto compartido en la Bodega Los Apóstoles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios