III Congreso Nacional de Bibliofilia Actividades paralelas

"Arte gráfica pura y dura"

  • Eduardo Geneiro explica en el Palacio de Congresos la evolución de la fotomecánica

Comentarios 1

En la tercera planta del Palacio de Congresos, Eduardo Geneiro ha montado un pequeño taller de fotomecánica y photoshop por el que pasan estos días los asistentes al III Congreso Nacional sobre Bibliofilia, Encuadernación Artística, Restauración y Patrimonio Bibliográfico.

Y no para. Unos se acercan para felicitarle por su trabajo en el catálogo de la exposición Encuadernaturas, de Andrés Pérez-Siquer, que puede contemplarse en la misma planta. Y mientras atiende a un grupo de personas, hay otro esperando que acabe. Les explica lo que ha evolucionado la fotomecánica desde los inicios hasta la actualidad.

Pero ¿qué es la fotomecánica? "Es el área donde se fabrican todos los clichés para los diversos sistemas de impresión", explica Eduardo Geneiro, quien comenta que "antes se partía de un cliché en una placa de cristal, emulsionada al colodion, el cual se tramaba en unas cámaras. Después, la gestión del color había que hacerla a través de filtros de color rojo, verde y azul". Era un largo proceso en talleres que hoy hace un programa llamado photoshop.

En los 50 años que Eduardo ha dedicado a la fotomecánica, ha tenido que adaptarse a los nuevos métodos de trabajo, "desde la piedra litográfica hasta la fotomecánica actual, el CTP, que es lo último que hay para generar planchas". Cuenta que con los nuevos sistemas se ha ganado en rapidez, en la producción y "en que ahora va directamente del ordenador a la plancha". Pero se lamenta que esto ha quitado muchos puestos de trabajo.

Echa de menos la forma antigua de trabajar, porque "había que investigar e inventarse cosas. Era un trabajo artesanal, los negativos se retocaban a mano. Era arte gráfica pura y dura". Para manejar el photoshop "no hace falta ser tan artista", pero este fotomecánico advierte que "el que maneje el ordenador debe tener en cuenta la salida final, la maquinaria de preimpresión e impresión para que el resultado sea aceptable. Y entender mucho del color, cómo se gestionaba antes y cómo se gestiona ahora".

La fotomecánica ha sido su ocupación desde que era casi un niño, y también su pasión. En su casa tiene un pequeño museo sobre la evolución de las artes gráficas que ha montado estos días en el Palacio de Congresos.

En unas vitrinas, pueden observarse partes de la maquinaria que se utilizaba antiguamente, como objetivos, diafragmas, filtros de acetato y de cristal, cuenta hilos o fotograbados directos y de línea. También, herramientas de trabajo, como buriles, pinceles, cortadores o densitómetros. Eduardo Geneiro muestra a los visitantes alguna literatura sobre las artes gráficas, un catálogo de fotograbados (la mayoría de trabajos realizados por él), litograbados, huecograbados, cartografía de cuando trabajaba en el Instituto Hidrográfico y páginas de Diario de Cádiz (donde trabajó muchos años), con las que explica la evolución del periódico.

A Eduardo se le seca la garganta, tiene que beber agua para poder seguir atendiendo a los congresistas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios