Arquitectura en papel en la II Muestra de Proyectos de Fin de Carrera de la Bienal

  • El Colegio de Arquitectos de Cádiz acoge los trabajos premiados y finalistas de la última edición del concurso

Hasta el próximo día 20, premiados y finalistas en la II Muestra de PFC de la Bienal de Arquitectura Española verán expuestos sus trabajos en la sede del Colegio de Arquitectos en la plaza de Mina. Una selección que recoge las propuestas llegadas desde Escuelas de Arquitectura de toda España y que plasma las tendencias que se hacen fuertes en el sector.

"La muestra resume bien -explican desde la institución- todo lo que se mueve en la arquitectura contemporánea, con especial atención a los temas de mayor concienciación en cuanto a sostenibilidad: naturaleza, integración, nuevas tecnologías…"

El concurso de Proyectos de Fin de Carrera se divide en once categorías entre las que pueden encontrarse edificación singular, intervención en cascos históricos o gestión e integración en el paisaje. Una "arquitectura de papel" -puesto que todas son ideas proyectadas, nunca realizadas- en la que tienen cabida diseños para el Museo Aeronáutico de Cuatro Vientos o un edificio residencial arbolado en su interior. Uno de ellos trata, precisamente, las canteras de San Cristóbal en El Puerto de Santa María.

María Llerena, de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla, afirma que "desde siempre" se sintió atraída "tanto por las canteras como por la zona en la que se encuentra".

Su trabajo, Una puerta equipada para la cantera de La Mujer, se ha hecho con el premio en la categoría de Recuperación en Introducción de Nuevos Usos de Suelos Impactados. "Las de San Cristóbal -comenta- son unas canteras muy antiguas. De hecho, de ellas se extrajeron los sillares para la catedral de Sevilla. En épocas modernas, se han usado como polvorín militar".

La cantera de La Mujer -cuyo nombre, probablemente, viene de un relieve con formas femeninas- es la más espectacular del conjunto, por dimensiones y mantenimiento. "Quise jugar con los llenos y vacíos que plantea la cantera llevados a la arquitectura -explica Llerena-. Lo más difícil fue establecer una conexión con la cantera lo más armoniosa posible, sin alterarla, respetando su estructura".

A priori, el espacio previsto no sólo tenía que habilitarse para visitas sino que habían de incluirse sala de proyecciones, auditorio, talleres... "Las posibilidades que planteaba el espacio eran muy amplias, pero le faltaba algo que sirviera de puerta... -continúa la arquitecta-. Un edificio que albergara todas las instalaciones que hicieran posible la explotación de la cantera. El objetivo era diseñar esa pieza que sirviera para reutilizar la cantera".

El proyecto plantea una primera planta semienterrada, "con cubiertas practicables, se podría andar sobre ella", indica Llerena. La otra planta conectaría directamente con la cantera, cuyo interior estaría lleno de pasarelas de madera: "Hemos de tener en cuenta -prosigue la arquitecta- que es un espacio complejo, laberíntico, con galerías de 200 a 400 metros y bóvedas de 20 metros. Cualidades que también se pueden usar para plantear un auditorio, salas de teatro, etc."

El plan incluiría, además, una residencia para investigadores aprovechando que San Cristóbal se incluye en la Red de Espacios Libres. "Es un proyecto -apunta Llerena- que no pretende ser localista".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios