Álex de la Iglesia dice que su dimisión no es tan importante

  • González Sinde ha lamentado que el cineasta no ganara más premios Goya

Un día después de la gala de los Premios Goya, marcada por el anuncio de dimisión que hizo en enero por su desacuerdo con la ley contra la piratería en Internet, el presidente de la Academia del Cine español, el director Álex de la Iglesia, aseguró ayer que su renuncia "no es tan importante".

"En este país, ¿qué pasa? ¿no dimite nadie? Esto es un cargo voluntario, no remunerado, en el que yo decido hacer algo y en este momento creo que es mejor que no lo haga", manifestó, pocas horas después de su último discurso como presidente de la Academia en la gala de los Goya.

De la Iglesia defendió en ese parlamento que "Internet no es el futuro, es el presente, sirve para que millones de personas se comuniquen", dijo el domingo por la noche, en una gala en la que su Balada triste de trompeta, favorita con 15 nominaciones, acabó desplazada por Pa negre.

"Me sentí francamente bien", dijo ayer De la Iglesia sobre su discurso. "Quería decir lo que dije y lo dije. Era un discurso sincero. Quería hablar de cómo veo yo el problema, cómo veo yo la industria".

Una de las imágenes más buscadas en la gala fue la de De la Iglesia junto a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, impulsora de la controvertida normativa. Se sentaron juntos, como establece el protocolo y dialogaron.

La ministra, por su parte, aseguró que disfrutó de la cita anual más importante del cine español. "Solo sentí que Álex no tuviera más premios, porque estaba en su doble papel de presidente y candidato y se pasa mal", señaló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios