Al-liquindoi lleva hasta Mali la captura del instante

  • La asociación participa en un proyecto para mostrar 'Las causas del hambre'

Al-liquindoi traspasa las fronteras profesionales marcadas hasta ahora en su meteórica carrera, que no son pocas. A la difusión de los talleres fotográficos que realizan por numerosos puntos del mundo, se acaba de sumar el proyecto que junto a la ONG Acción Contra el Hambre ha liderado en Mali. Un proyecto humanitario impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID), que bajo el título Las causas del hambre, ha retratado en primera persona la nutrición en esta zona del Sahel. "Se trataba de fotografiar su vida cotidiana, sobre todo en lo que respecta al sistema nutricional, por los mismos habitantes de una aldea de Mali", explica Gonzalo Höhr, coordinador del proyecto encargado a Al-liquindoi, junto a la fotógrafa francesa Olivia Gay.

De esta forma, partiendo de un lenguaje común, el de los signos, y la inexistente experiencia tecnológica de una aldea en la que casi no tienen qué llevarse a la boca, pusieron en pie esta apasionante tarea. "Cuando llegamos, casi sin entendernos, repartimos cámaras digitales a un grupo de veinte mujeres. Al principio no sabían qué eran y menos cómo se utilizaban". Pero pronto se hicieron con cada uno de sus novedosos aparatos y comenzaron a disparar interesantes instantáneas de sus vidas. "La idea era que ellos mismos mostraran su sentir de la forma más natural posible, y no retratarlos desde fuera, desde un punto de vista más paternalista", asevera Höhr.

Y así fueron transcurriendo veinte días de convivencia entre Al-liquindoi y los habitantes de esta aldea de Mali. "Al principio no nos entendíamos, pero en poco tiempo estábamos como en casa, muy cómodos con ellos, con los que compartíamos todo", dice Gonzalo Höhr de una experiencia que califica de "inolvidable".

Y es que, según confiesa el fotógrafo, "no sabes lo felices que eran enfrentándose ellos mismos a su propia realidad, sin que nadie les dijera cómo". El resultado de esta iniciativa se expuso en la misma aldea, con la ayuda de unas cuerdas atadas entre los árboles. "Ni te imaginas las caras de satisfacción cuando se vieron. Nunca habían visto una foto e inmortalizar estos momentos de sus propias vidas ha sido para ellos una grata vivencia".

Fue tal la sorpresa ante el descubrimiento del poder de esas pequeñas máquinas digitales, "que improvisamos junto a ellos unos álbumes familiares caseros realizados con cartón, cuerdas y cañas".

Todas estas fotos serán recogidas en una exposición itinerante que pondrá en marcha por España el próximo año la AECID. Junto a estas instantáneas, aparecerán las realizadas en otras zonas como Mauritania, Níger o Guinea, cuya iniciativa también se enmarca en este proyecto a gran escala realizado en el Sahel: Las causas del hambre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios