Adjudican las obras de la segunda fase del Teatro Estable de Títeres

  • El nuevo edificio estará dotado de un espacio escénico muy diáfano con 315 asientos que se repartirán entre el patio de butacas y el anfiteatro · El plazo de ejecución de las obras es de 12 meses

La cuenta atrás para que el futuro Teatro Estable de Títeres de la Tía Norica luzca flamante ha comenzado. En marzo de 2010 debe estar listo y a poco menos de ocho meses de la fecha tope estipulada por los fondos europeos Feder para poder recibir la subvención del 75 por ciento de la primera fase del proyecto, acaban de adjudicarse las obras de la segunda fase.

La empresa adjudicataria ha sido Bauen S.A., y el presupuesto estipulado es de cuatro millones seiscientos veintinueve mil euros, que serán financiado íntegramente por el Ayuntamiento de Cádiz, según explicó la alcaldesa en una de las visitas realizadas a los medios de comunicación en el solar.

Según especifica el proyecto, la entrada al nuevo teatro será por la calle San Miguel, accediéndose a un pequeño vestíbulo que servirá de antesala al espacio escénico. Un espacio que se concibe como único y diáfano, con el mayor aforo posible, aunque sin restar ni un ápice de sus actitudes escénicas. Desde aquí será posible el acceso a una planta superior, planteada a modo de anfiteatro. En total, el aforo previsto es de 208 plazas para el patio de butacas y de otras 107 en la zona de anfiteatro.

En la planta sótano se dispondrá el aljibe contra incendios y la zona de exposición arqueológica, mientras que en la segunda planta se habilitarán los camerinos, vestuarios y espacios destinados a oficinas e instalaciones. Además, también se ha proyectado una galería de circulación que posibilita los recorridos de servicios y conectará con las distintas dependencias. A través de dicha galería se plantea la posibilidad de un acceso directo al escenario desde el exterior, que tendrá lugar desde la calle Javier de Burgos. Esta galería también hará las veces de salida de emergencias.

En cuanto a la propuesta concreta para seguir construyendo el nuevo equipamiento de forma paralela a las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo en el solar, hasta llegar a los niveles documentados en 2002 -siglo VIII a.C .-, establece dos zonas estructuralmente diferenciadas: el escenario y el resto del edificio.

De esta forma, la colocación de una pantalla de micropilotes a pie del escenario para la contención de tierras facilita la excavación de los restos con la construcción del resto del edificio, lo que permite trabajar a cielo abierto, hasta cierta cota.

Una vez se llegue a la profundidad pretendida de ocupación fenicia, se colocarán los encepados y pilares necesarios para el apoyo del escenario. Así, se pondrá en valor los 120 metros cuadrados existentes bajo la escena, con la opción de que sean visibles e incluso visitables.

En el resto del espacio que ocupa el edificio se ha planteado la excavación por cuadrículas -debido al sistema de vigas riostras necesarias para asegurar la construcción-, pudiéndose así documentar todos los restos. De este modo, en función del grado de importancia de los hallazgos, se podría habilitar en la sala principal del sótano un suelo transparente que permitiese ver las excavaciones fenicias en un ámbito de 120 metros cuadrados, que se uniría a los otros 120 metros cuadrados bajo el escenario.

Una propuesta que contempla, por tanto, la documentación de los restos arqueológicos en el noventa por ciento del solar, así como la puesta en valor de los restos en el cincuenta por ciento de la superficie total.

El plazo de ejecución del conjunto de las obras que comprenden la segunda fase para la terminación y puesta en uso del teatro es de doce meses, desde el comienzo de las mismas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios