Actuando en el Títere

  • Dos restauradoras explican su trabajo en la restauración de más de 30 piezas del Museo

"Pieza en restauración", puede leerse en los pedestales vacíos que hasta hace poco ocupaban algunos de los moradores  del Museo del Títere. Sus rostros manchados, desconchados, vestimentas rasgadas  e incluso miembros fracturados les llevaron  de cabeza al taller de restauración del espacio museístico municipal.

Allí les esperaba ilusionadas Gema Sánchez y Miram Lorenzo, dos restauradoras licenciadas en Bellas Artes encargadas de devolver el esplendor a las 30 marionetas que ellas mismas han seleccionado, al hilo del informe que inicialmente realizaron para explicar cómo afrontar cada trabajo, así como los materiales oportunos. 

Gema Sánchez narra así cómo ha sido el proceso de restauración y conservación de muchas de las emblemáticas piezas que integran la colección de Títeres del mundo de Ismael, expuesta al público desde mayo de 2013. Una labor que ha supuesto la firma de un ansiado contrato de trabajo, de la mano del programa Emple@Joven que ha gestionado el Ayuntamiento de Cádiz, al hilo de uno de los tres proyectos aprobados e ideados por la Fundación Municipal de Cultura, con fondos europeos (Feder).

"Principalmente hemos tratado desconchones, arañazos, o fractura de miembros de las piezas", adelanta a groso modo, antes de iniciar el recorrido desde el taller de restauración hasta introducirse por las distintas salas que integran el Museo, reparando en aquellas más emblemáticas como las de la colección del retablo Maese Pedro, las marionetas mexicanas o las de El jardín de Venus. 

Del retablo destaca la actuación en los caballos, Carlo Magno o el Rey Marsilio.  También lucen como nuevas las marionetas procedentes de México de la colección de Rosete Aranda, una actuación de la que Gema Sánchez destaca la peculiaridad de materiales, "que no son los más tradicionales que se suelen encontrar". Y es que la colección del museo, añade, "abarca piezas de muy variada índole y salvo casos excepcionales, hemos tenido que hacer un trabajo pormenorizado de cada una de ellas".

Entre ellas se echa en falta la colección de Títeres de la Tía Norica, que aguarda en el Baluarte de la Candelaria a la firma de un convenio entre Ayuntamiento y la propia compañía. "Estamos trabajando en ello", comentaba Eduardo Bablé, integrante de la Compañía, que ha supervisado el trabajo. También repasan juntos las marionetas realizadas para la serie de TVE El Jardín de Venus. De esta colección que perteneció a  Manuel Meroño resalta "el betún extra que presentaban los títeres, además de los cáncamos que hemos extraído de todas partes".

Son algunos de los retoques afrontados por las restauradoras, de su propia cosecha, tras una labor de documentación y hasta recomposición de las vestimentas, reforzando las estructuras e hilos de muchas de ellas, con un toque de cariño extra. Así lo apuntaban durante el recorrido el concejal de Cultura, Alejandro Varela y el integrante de la compañía de títeres de la Tía Norica, Eduardo Bablé.

 Varela alababa así "el criterio fantástico" de ambas restauradoras a la hora de proceder. Han trabajado minuciosamente, son especialistas y lo han demostrado en el día a día" dijo, lo que "demuestra que este plan de empleo tiene una efectividad total".

Hasta el momento han reparado unas 30 de las 60 que estimaron al inicio del trabajo. Aunque ya le toca a Gema Sánchez en solitario, pues Miriam ha cumplido los tres meses de su contrato, tras lo que se ha incorporado a trabajar en un taller de cerámica de Granada.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios