patrimonio | apertura teatro romano

Abren las puertas del Teatro de Gades

  • Desde hoy puede recorrerse el nuevo circuito por la galería y el graderío desde Posada del Mesón

Comentarios 2

El Teatro Romano vuelve a conectar Cádiz con Gades. Hoy mismo abre sus puertas el enclave romano más potente de la ciudad, que se clausuró al público hace seis años y que por fin reaparece en escena con otro circuito distinto, otros aires de renovación y un plan de futuro inmediato.

Así lo explicaba ayer el coordinador del yacimiento, Francisco Alarcón, que en esta ocasión no se acompañaba de políticos por cuestiones electorales, pues estamos en plena campaña. Pero la última promesa, esta vez por fin cumplida, hablaba de la apertura de este enclave antes del verano. Por eso ayer desde el patio de la Posada del Mesón el técnico explicaba las principales novedades del recorrido al que se accede por el propio centro de interpretación Theatrum Balbi, abierto desde hace un año, y que permitirá el acceso al yacimiento a través de una gran escalera metálica ubicada en el patio de la posada.

Este nuevo nexo no sólo salva la gran pendiente entre los edificios, sino la historia que lleva directa al Gades romano, una vez impregnados de todos los conocimientos que ofrece el centro de interpretación para contextualizar la visita.

Desde esta área de transición entre el centro y el Teatro también observará por primera vez el espectador los restos del graderío que pueden verse bajo una plataforma de visualización y dichas escaleras. Por ellas nos adentramos hacia el acceso original por la galería excavada bajo este edificio, por donde entraban en tiempos pretéritos los romanos y que desemboca en la cavea o graderío. "Se ha recuperado parte de la grada romana y uno de los accesos, uno de los vomitorios por donde se salía", señalaba in situ el también arqueólogo Francisco Alarcón.

A lo largo de la galería angular de distribución del público ya puede pisarse otro suelo, un nuevo pavimento perfectamente integrado en el paseo abovedado. "Antes el pavimento era de tierra y había problemas de filtraciones de agua, por lo que incluso había que interrumpir las visitas", continuaba Alarcón mientras explicaba los distintos usos que ha tenido históricamente esta galería. "Ha estado en uso desde época romana hasta nuestros días para guardar el ganado, como almacén... pero con muchas alteraciones, en función del momento histórico".

Una galería perteneciente nada menos que al segundo teatro de mayores dimensiones de Hispania, tras el de Córdoba, que dispone de un recorrido de alrededor de 80 metros, una altura de 4,70 metros y 3 metros de anchura. Desde ella puede verse una salida clausurada y otras dos abiertas.

De este modo través del vomitorio que se abre en la zona central es por donde se puede acceder al punto central del Teatro Romano. Justo aquí, en la zona intermedia del devastado graderío - "aún por consolidar"- se ha habilitado un mirador en madera desde donde ya puede otearse el yacimiento al aire libre. Hacia abajo se impone a la vista los enormes arcos proyectados en la medianera de los edificios que colindan el teatro con la estratigrafía de la historia de Cádiz aún por excavar. "La maquinaria todavía no se ha retirado porque próximamente continuarán los trabajos", concretaba Alarcón.

Y hacia arriba, otra escalinata de madera conduce hasta la parte del graderío de hormigón ubicado en la zona alta, que es el lugar habilitado para la contemplación y la proyección en el imaginario de cada cuál del majestuoso aspecto que ofrecía el monumento más importante hasta ahora encontrado de Gades. "Ahora existe mucha más calidad en la visita, dada la información que se lleva el público del centro, a través de las maquetas y las recreaciones. Es mucho más fácil interpretar los restos arqueológicos, pues no están en el estado óptimo en que lo dejaron los romanos".

Pero la vista más espectacular y menos contaminada visualmente -sin restos de maquinaria ni de ropa tendida- llega desde el último vomitorio visible, justo por donde se entraba antes del cierre. Desde este punto, bajo el que también se excavó una parte de la orchestra y la proedria, se otea todo el graderío del teatro y se evidencia hasta dónde llegaría la parte que resta por excavar del mismo. "Todavía hay que excavar ese tacón de arena donde habría más restos de gradas cercanas a la orchestra", comenta de próximos trabajos, todavía pendientes del empujón definitivo del plan director.

En este apartado, Francisco Alarcón asegura que durante todo este proceso enmarcado en la tercera fase de las obras -cuyo valor ha ascendido a 240.000 euros-, se han realizado diferentes estudios de la galería -de cara a su consolidación-, como controles taquimétricos de seguridad con el fin de ver su capacidad de aguante, la estabilidad de la bóveda y para prevenir las filtraciones de agua. En definitiva, "se ha recogido información para ir planificando su futuro".

Un futuro que, a modo de pequeños retoques y dentro de esta misma fase aún por finiquitar, está pendiente de la instalación de iluminación en los restos arqueológicos y la galería, así como de la renovación de acristalamiento de los lucernarios que la iluminan naturalmente.

Pero no es el fin. Más bien el principio de otra nueva puerta que se abre en el marco de la ITI (Inversión Territorial Integrada), de la que ayer no se habló, pero que de la mano de este documento director irá marcando los próximos pasos a seguir, en función de la inversión. En total, y según ha anunciado en ocasiones anteriores Remedios Palma, la delegada provincial de Cultura, estos fondos europeos aportarán casi cinco millones de euros a nuevas intervenciones que no sólo pondrán a punto el resto del yacimiento , sino que permitirá por fin excavar en varias áreas.

Concretamente, se invertirá un millón de euros este año este año -que ya va tarde, si no se anuncian las nuevas intervenciones-, alcanzando los casi cinco millones previstos de aquí a 2020.

Hasta el momento, las obras de "emergencias" y complementarias que se iniciaron en 2010 han supuesto un total de 1,8 millones de euros, a los que se suman los 640 mil euros de diversas actuaciones realizadas en 2014 y un total de 559.000 invertidos en 2015.

Hoy la historia de Cádiz vive otra jornada en mayúsculas. La que conecta con Gades, con este pedacito del Cádiz romano que aguardaba ansioso su reencuentro con el público y el barrio del Pópulo. Desde su concurrida calle Mesón puede accederse a Theatrum Balbi, en horario de 11.00 a 17.00 horas, con cierre de lunes y festivos. Los sábados y domingos, de 10.00 a 14.00 horas. También cierra el primer lunes de cada mes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios