Un tribunal francés deja en libertad a una antigua miembro de las Brigadas Rojas

  • La solicitud había sido apoyada en varias ocasiones por Carla Bruni, la mujer de Sarkozy

La ex miembro de las Brigadas Rojas italianas Marina Petrella fue puesta en libertad por el Tribunal de Apelaciones de Versalles (Francia) ayer martes por motivos de salud, mientras sigue pendiente su extradición a Italia.

La cámara de instrucción de la corte de apelación ha acompañado la puesta en libertad de Petrella, de 54 años, actualmente hospitalizada en París, de varias obligaciones, como informar a la Fiscalía General de sus lugares de hospitalización y residir en su casa de Argenteuil cuando salga del hospital.

La decisión, conforme a los requerimientos de la fiscalía general, no afecta al proceso de extradición de la ex brigadista a Italia, donde fue condenada a cadena perpetua en 1992, por su complicidad en el asesinato de un comisario de policía, en 1981, tras lo cual escapó a Francia.

Ex dirigente de la columna romana de las Brigadas Rojas, Marina Petrella sigue sometida al decreto de extradición firmado el 3 de junio por el Gobierno francés. Sin embargo la extradición no debería producirse antes del examen de un recurso presentado ante el Consejo de Estado.

Actualmente ingresada en un hospital psiquiátrico, Petrella se "está dejando morir", tiene "trastornos depresivos y suicidas", y padece "desnutrición", según sus médicos. Es alimentada por vía intravenosa, indicó el martes su abogada Irene Terrel.

La esposa de Nicolas Sarkozy, Carla Bruni (de origen italiano) se ha manifestado en varias ocasiones en favor de que se dejara en libertad a Marina Petrella, al igual que el resto de su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios